martes

Algunos comentarios


"Cuando venga la reflexión y se den cuenta cabal de lo que ha sucedido ¿Cómo haré para mitigarles la pena?"




Empezaba a bajar el sol y el clima se enrareció. Hacía unos días Faco había publicado el "post de la bronca" (http://artepolitica.com/post-de-la-bronca/) y me quedé con esto:


(...) "Bien, ahora, ¿qué hacer?
La mayor victoria de la dictadura es esa. La desmovilización. La pérdida de estructuras. La imposición del miedo de salir a la calle, cuya muerte se decretó el 20 de diciembre de 2001, según un editorial de Página/12, pero es claro que todo lo anterior es un poco zombie, como el hombre que volvió de la muerte. Y a la vez es producto de esa misma crisis de la política ocurrida hace casi 7 años. El miedo a la política instaurado por la dictadura fue derribado directamente por el franco y abierto rechazo de la misma política con el cacerolazo. Estamos en el horno.
Sé que no digo nada nuevo con este post incoherente y en caliente. Es nada más que una forma de rodear la bronca que me genera la impotencia de querer “hacer algo” y no tener nada para hacer. Ni propuesta, ni ideas, ni expresión de deseo, nada tengo para ofrecer más que eso. Sólo bronca. Y lo único que me viene a la mente para cerrar es el buen Blake, que decía “quien desea y no obra, engendra peste”. Buenas noches." (...)


No pude dejar pasar su bronca, me sentía obligada a decirle algo...a esperanzarlo. Fiel a mi estilo dije que era parte del juego, era la nueva estructura. Le hablé sobre De Certau y las posibilidades de escamotearse. Le conté sobre el simbolismo dominante y la necesidad de tomar posición como forma de construir la democracia. Mendieta prendió la luz: " Hay nuevas formas de militancia que son embrionarias. Ud. ejerce una de ellas con el teclado" y con esa frase me calmó un poco.

Volví sobre lo ocurrido en estos últimos días, sentía que tenía más argumentos para despuntarle a Hal en la discusión sobre el NSA (Nuevo Sujeto Agrario), que por ahí pasaba mi ejercicio ciudadano: discusiones teóricas sobre la actualidad en la web, la militancia embrionaria de la que hablaba Mendieta.

Fue en ese momento que el clima enrareció. Primero con las bocinas y luego con las tímidas expresiones de teflón desde los balcones de la Cañada. Volví a mi recurso de militante y encontré un mail de Juan.


(...) " Alguien me tira una línea...Los que queremos defender las instituciones democraticas, los que sabemos que hay un movimiento destituyente, y especialmente los que creemos que el Estado debe intervenir y regular la economía: ¿donde y cuando nos juntamos? Esto es de terror!!! No nos vamos a movilizar? vamos a cederles la plaza??Si alguien sabe de alguna convocatoria que avise por favor, no me puedo quedar en casa cuando la derecha golpea las cacerolas!" (...)


Su decepción era diferente a la de Faco, no era bronca...era desesperación. No pude mantener la distancia que me caracterizaba en los comments para Hal o el Escriba, yo también sentía que me estaban "copando la plaza" y la llenaban de ignorancia e intolerancia. Sentía que no había ningún respeto por la democracia ni sus instituciones, que ni siquiera sabían por qué estaban haciendo eso...el simbolismo dominante otra vez. Así, tecnología mediante les llegó esto:


(...) "Ojalá pudiera tirarte una línea Juan, lo único que puedo hacer es acompañarte en el reclamo. Ya lo hemos dicho hasta el hartazgo, no queremos que nos copen la plaza, no quiero escuchar cacerolazos de teflón...la democracia se construye, se conquista y se comprueba (ya sé que eso viene de otro lado) todos los días: necesitamos recuperar nuestra fuerza de movilización.Empecemos por pedirlo, por contarlo y por sumarnos a los que creemos en las instituciones y en un Estado que defienda la justicia social." (...)


Así fue como me llegaron algunas respuestas y en lugar de hacer una contestación personalizada a cada uno de los mails al estilo call center, va esta reflexión:


(...) " Si, les dejemos la plaza. Las plazas son para aquellos que no respetan las instituciones, quienes creen en un gobierno unipersonal y desconocen la existencia de los tres poderes que deben auto controlarse ante el abuso de cualquiera de ellos.
Quienes creemos en las instituciones sabemos que la convocatoria a llenar una plaza no es el camino, un 10 de abril de 1978 también se llenó una plaza espontáneamente con miles de banderas argentinas.
Si una acción de gobierno es ilegal y abusiva está en manos de los otros dos poderes actuar al respecto y es allí donde se debe reclamar.
Si se cometen delitos contra las libertades constitucionales de circular libremente, existen procesos judiciales para quienes los perpetran y es a la justicia a la que debemos reclamar.
Si es el congreso que delega poderes constitucionalmente indelegables, es ahí donde debemos reclamar.
En ninguno de estos casos es el pueblo quien debe decidir lo que está bien o está mal, o pensándolo bien, sí, el pueblo es el que decide, pero esa decisión la tenemos en nuestras manos cada 4 años (antes eran 6 y creímos que no alcanzaban, pareciera que deberíamos votar luego de cada publicación del boletín oficial pero, seguro que como están las cosas, tampoco alcanzaría.
Si la aplicación de las retensiones no se ajusta a derecho, reclamemos a la corte.
Si las retensiones no pueden ser aplicadas por el poder ejecutivo, reclamemos al congreso por su incompetencia.
Si es un delito cortar una ruta, reclamemos que actúe la justicia.
Si es un delito convocar públicamente a un corte de ruta (y de permitirlo impunemente, en el caso de los medios de comunicación), reclamemos que sean procesados.
Como dice (Cosas Dichas), pedirlo, contarlo e intentar hacer entender a quienes nos rodean, es un buen camino.(...) "

Facundo


Saludo la espontaneidad hasta con faltas de ortografía, es más la celebro. Sé que los tiempos han cambiado (de ahí lo de las estructuras para Faco) pero la plaza sigue siendo un espacio público con alto significado...A veces las metáforas tienden a crear espejismos.

Además, es importante reclamar la legalidad de algo (el Estado de derecho) pero no podemos desconocer la legitimidad. ¿Por qué las plazas son para los que no respetan las instituciones? la plaza es una institución que se nutre de acciones instituyentes todo el tiempo. No voy a aburrir con el planteamiento de las ciudades de Walter Benjamin o con el eje simbólico que propone Castoriadis pero me parece interesante rescatar ciertas entradas heredadas de estos pensadores.

Por otra parte, ¿ser ciudadano se reduce a poner un voto? Me parece que trasciende esa acción. La democracia no es mecánica, o al menos, no debe serlo si quiere llamarse democracia: por eso digo que se construye todos los días.


(...)"Querida (Cosas Dichas), habiendo comprobado tu amor por la democracia, yo como parte de una movilización a favor de la democracia me gustaría que nos juntáramos todos. Te aclaro que nosotros no tenemos ninguna ideología política ni nadie que nos obligue actuar simplemente es por amor a la democracia. No estamos a favor del campo ni en contra de Cristina, lo único que queremos es luchar por un dialogo abierto y social para destrabar el conflicto, por lo tanto que el gobierno actué democráticamente, fuera de todo capricho político e ideología política que lo único que esta consiguiendo que el conflicto siga y la leche y la comida se siga derramando en nuestras propias rutas. Yo formo parte de un partido Humanista así que te imaginaras la pena que me da ver gente como d´elias o la bonafide cargadas de odios que hablan de guerra y tomar las armas para defender la democracia. Pero no pena por ellos sino por nuestra querida democracia porque esa gente que nombre lamentablemente ocupan espacios políticos. La democracia no se trata de copar una plaza y hablar como Perón dando discursos eufóricos, se trata del gobierno del pueblo y para el pueblo, no para organizaciones políticas ni civiles que llenan una plaza mucho menos para Buenos Aires. La democracia es para todo el país y sinceramente te digo, no entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente, se que son buenas porque se trata de sacarle a los que mas tienen para darle a los que menos tienen, pero creo que esta no es la forma, porque ya no pasa por las retenciones en si, sino por un rencor político que el gobierno popular tiene hacia el campo. Sino como se explica que en el último discurso de la presidenta estaban sentados al frente de ella y aplaudiendo los empresarios del sector automotriz y los del sector de los banqueros que al igual que los del campo son los que mas plata tienen y hacen. Ni hablar todos los políticos y funcionarios del gobierno que tienen mucha plata y se la llevan a otro país.
Como te conozco, seguramente no estarás de acuerdo con lo que yo pienso y eso me parece bárbaro por eso te mando este email. Para que nos movilicemos todos juntos aunque pensemos distinto, como una forma de dar el ejemplo de que se puede dialogar y convivir democráticamente por mas que se piense distinto. El centro de la plaza se la dejamos a ustedes eso no nos importa, nosotros podemos quedarnos en un rincón, simplemente me gustaría que diéramos el ejemplo que mediante el dialogo y el consenso social se puede salir adelante. Admiro tu espíritu de lucha espero que siempre sepas elegir el camino, de eso se trata la democracia.. Saludos y suerte" (...)


A este "querido ciudadano", del cual desconozco el nombre y también el remitente voy a sumarle unas cuantas cosas devenidas de un par de chats que mantuve en el sopor de mi jornada laboral.

Sinceramente no sé qué habrá interpretado de mi mail para responder de esta forma, así como tampoco puedo entender que me envíen convocatorias al cacerolazo o a ignorar el discurso de la presidenta. Esto viene siendo como titula Luis Bruschtein para el Página "Sordos ruidos":

¿Cómo será eso de negar la ideología política y al mismo tiempo defender la democracia? ¿No es ya una definición ideológica defender la democracia?

¿Quiénes son "nosotros"? Digo, esos que se movilizan "por amor a la democracia" sin que nadie los obligue a actuar. ¿Cuál es la acción? ¿Estamos hablando de los cacerolazos?

Supongamos que sí, que ese "nosotros" da cuenta de aquellos que se movilizaron ayer lunes a los centros de las ciudades al son de las bocinas y el teflón, que no están "ni a favor de campo ni en contra de Cristina" (si no leo mal eso significaría estar a favor de Cristina...pero no quiero caer en sofismas) ¿Quieren "luchar por un diálogo abierto y social para destrabar el conflicto"? Entonces, ¿Por qué cantan "que se vaya"?

"Que el gobierno actúe democráticamente" ¿Cómo lo hace ahora si no es democráticamente? ¿Qué pasa con los otros actores en este juego? ¿Mantener un lock out es democrático? ¿Autodenominarse "piquetes de blancos" es democrático? y podría seguir horas con los ejemplos.

"No entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente" ¿Lo que no entienden son lecciones básicas de economía política? Si es así, le puedo pasar buena bibliografía. Ahora, si lo que no entiende es la razón de esta política pública estamos ante un problema de ideologías y convicciones político-sociales.

Por último, estimado ciudadano anónimo: (...) "La democracia es para todo el país y sinceramente te digo, no entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente, se que son buenas porque se trata de sacarle a los que mas tienen para darle a los que menos tienen, pero creo que esta no es la forma, porque ya no pasa por las retenciones en si, sino por un rencor político que el gobierno popular tiene hacia el campo"(...) Por favor, expláyese con eso de rencor político de un gobierno popular hacia un sector económico (¿?). ¿Qué entiende Ud por popular? ¿Ud ha visto alguna vez la conformación del PBI? ¿Es así de simple su concepción al estilo Robien Hood?

Sinceramente quiero que arroje luz sobre ese postulado, desde acá tenemos discusiones bien cargadas acerca de "lo popular". Mire que hasta un colega está armando Laclau para principiantes.

¿Democracia es "saber elegir el camino correcto"? La verdad que he leído muchas definiciones pero esa me sorprendió. ¿La democracia es como un camino místico? ¿Una sucesión de pruebas de supervivencia? ¿Qué sería lo correcto?


El reloj acaba de pasar las 8 y la plaza está vacía.

3 comentarios:

Primo Louis dijo...

Decmocracia es un proceso. El bajón es que a veces implica retrocesos, como los de ayer.
Esperemos que haya lecciones aprendidas por la clase media de esto, sino no avanzamos más...

Omar Cristian Ferrer dijo...

Una de los signos negativos que detona el fanatismo por un partido político o por una corriente de pensamiento o por un club de fútbol, etc…… es la típica soberbia que florece en aquellas personas sometidas en un profundo desencanto con la libertad de expresión. Porque recomendar que alguien lea o vea o participe mas de algo es caer en el abismo de la intolerancia y la arrogancia. Dos adjetivos que califican la actual conducta política de la presidenta, su marido, D’Elias, Hebe de Bonafidi, Hugo Mollano, y los Fernandez; aaaaaaaaa… porque no nos olvidemos que D ‘ELIAS, del que pretenden distanciarse ahora, (un acto mas de las contradicciones de este gobierno) estuvo en el palco que se improviso cuando se llevo a cabo el acto del 25 de mayo, cuyo discurso emitió la presidenta.
Es insignificante, pero tengo aprobado Historia Contemporánea e Internacional E Historia Argentina en lo que respecta a la carrera de Comunicación Social.
También tengo aprobada Sociología 1 y Sociología 2 con 9 en el final y con una brillante lección de la bolilla 6, Pierre Bourdieu y otros.
Te considero una persona con algunos conocimientos interesantes, por ello no caigas en el absurdo y la arrogancia de desprestigiar a los que pretenden que se acabe de una ves por todas el culto al poder y el fanatismo desmesurado por un partido o corriente ideológica.
Porque decir, “se viene la derecha”, frase de la autora de este blog, invoca lamentablemente a la incitación y no a la conciliación.
Tal muestra de conciliación es la que demostró la presidenta enviando al Congreso (símbolo del debate, del diálogo y de la democracia) para que se traten las retenciones impuestas dictatorialmente sobre un sector de la economía.
Quien intervino racionalmente y apelando al sentido común fue Cobo el vicepresidente, un hombre importante del gobierno al cual vos apoyas ciegamente, sin un matiz de racionalidad y reflexión filosófica.
Las cosas están cambiando, y lo demostró el pasito que dio la presidenta al tomar la decisión que ya conocemos.
No le tengamos miedo al cambio querida Leila, rompamos con los viejos paradigmas que tanto mal le hicieron a nuestro país, el paradigma de la izquierda, de la derecha, del peronismo y del radicalismo.
No alimentemos al clientelismo político que pretende ensuciar a nuestras ideas innovadoras y distante de un pasado abrumado por gobernantes y pensamientos fanáticos y totalitarios, como el de Peron, el de Videla, el de Frondizi, el de Illia, etc….


No tengamos miedo a cambiar.

La izquierda y la derecha existen pero no la alimentemos con fanatismo.

Omar cristian Ferrer

Estudiante y trabajador

Anónimo dijo...

(...) "Pauvre Bourdieu" (...)