domingo

La ilusión de epifanía








Los tiempos que corren, esto de las fechas que imponen una convención gregoriana como otro año o una navidad incitan a la inevitable ilusión de epifanía. De hecho, estoy escribiendo sobre ello en las ciernes del calendario luego de una larga ausencia.


Hace unos días, no sé bien cuántos decreté en ese cuadradito intimidante del feisbu que pregunta "¿qué estás haciendo ahora?": estoy recuperando mi locura. No es fácil ni rápido, a veces vuelve y otras se niega sistemáticamente. En estas paradas obligadas de almanaque, mi locura se escapa porque es ciertamente tímida y no sabe bien cómo hacer la catarsis pública de Lucas o Mendieta. Es más, no le sale ni siquiera una catarsis íntima...queda allí inmóvil, inerte. Prefiere mirar para otro lado, distraerse con lo que tiene a mano (en realidad, con lo que le pasa siempre por la cabeza) y partir lejos para evitar caer en la ilusión de finitud. Quizás porque los finales siempre encierran sorpresas.


En esos momentos de temporalidad se juega la terminación de una historia y una continuidad debe ser alterada: algo traba la repetición. Pero los finales son formas de hallarle sentido a la experiencia porque sin finitud no hay verdad, y no tenemos un lenguaje para los finales. Quizás un lenguaje para los finales exija la total abolición de otros lenguajes. Para evitar enfrentarnos con ese lenguaje imposible (que es el lenguaje que utilizan los poetas) en la vida se practican los finales establecidos.


Ordenar un corte, un final para poder decidir el sentido. Esperar algo inesperado, un desvío, un cambio de ritmo. Más o menos algo así dicen las palabras del mejor regalo que haya recibido en estas fechas de otro año: la ilusión de epifanía que se encierra en cada email de arbolitos, luces y frases institucionalizadas, en los amontonamientos que desbordan las hileras en las cajas del supermercado, en los silencios esperados, en la mirada perdida de los que se admiran con los fuegos artificiales, en los que pueden proyectar el sentido de la lucha de clases.

miércoles

Esa mañana


Es que me falta cuento

en esta capital,

se amarga hasta el romance

y la anarquía crece más.

Es cuerda que se oxida

en esta vena de pensar.

Es musa mal parida

es que no sé ni qué cantar.



Ya no se trataba de repetir rutinas sino de recuperar la mirada. No sé cuando volví pero sé cómo, quizás por ello he demorado tanto en continuar con esta bitácora.

Desperté una mañana sin que el sol me encandilara, estaba dejando un hotel de Núñez lista para una agenda de "oportunidades". Llegué a Palermo, barrio que nunca me atrajo pero el peso de la mochila hizo que me estancara un buen rato en plaza Serrano (tampoco entiendo por qué le llaman así, si tiene un cartelito que dice Plaza Cortázar).

Primera nota de agenda: "dejar atrás el workshop de ayer, no recordar ni siquiera el aspecto porcino de los Grobo, mucho menos sus palabras y empezar de nuevo".

8:15 del sábado - desayuno en la plaza. El mozo quiere conversar porque no sabe cómo disculparse ante la falta de medialunas. Luego de veinte minutos de disculpas en las que se mezclan el clima y los errores de la gestión PRO, me regala un alfajor de chocolate medio derretido. Obsturo una y otra vez, siempre hacia la izquierda debido a la posición de la luz. Un detalle que lleva a otro. Suena el celular que no quiero atender. Sigo gatillando la cámara enfocando puertas, paredes y graffitis. Me sorprende un pibe que me regala un beso para la eternidad de la fotografía.

Olvido la hora pero sé que el sol está en otra posición y me obliga a girar. Vienen llegando los inmigrantes a vender sus cosas. Es tiempo de dejar la comodidad del bar. Otra vez el celular que no quiero atender. Un marroquí que vende cueros me invita un café del termo de un uruguayo. Está algo tibio y demasiado dulce. Me pregunta mi nombre y comienza a contarme esa historia de amor trágico que recorre el Magreb cuya protagonista se llama igual que yo. Ya conozco esos hilos pero me sorprendo ante los detalles de su tejido discursivo colmado de datos melancólicos propios del que se va, del que deja su tierra. Me he ganado un descuento, dos libros del Islam y mi nombre escrito en árabe para que un tatuador lo deje impreso para siempre en mi piel. Creo que también me he llevado la melancolía.


sábado

C´est


Sería un desagravio no reconocer el aporte gramsciano de Primo Louis y el Canilla pero la cosa no iba por ahí. El post "Show must go on" no apuntaba a la hegemonía como reforma de la conciencia pese a que no deja de encontrar ciertas raíces en la relación dialéctica de los intelectuales y la masa para la transformación de las clases subalternas y su desarrollo político. Pasa que ni siquiera quiero utilizar el término "subalterno" que se repite línea tras línea en los cuadernos de la cárcel.

Rescato de Antonio algo que suele pasar desapercibido (menos en los parciales), el sentido común: (...)" concepción del mundo mecánicamente impuesta por una criatura extraña, por uno de los muchos grupos sociales en los que todos están auto-mecánicamente involucrados desde el momento de su entrada en el mundo consciente"(...).

La inquietud sobre las nuevas tecnologías 2.0 y la posible transformación en las maneras de vivir el cuerpo encuentra más asidero en preguntarme cuál es el lugar que ocupan dentro del espacio social y cuál es su aporte a la formación de habitus. Sin intentar siquiera la objetivación de un proceso del que soy parte, ciertas cuestiones hacen ruido en contrapunto con cotidianeidades instaladas. El caso de la espectacularización de la intimidad, por ejemplo, supone un punto en el que "la historia hecha cuerpo" me revela hitos hasta el momento desconocidos. No se trata de una añoranza por el "estado de naturaleza", por el contrario, se trata de escudriñar las estructuras internas de la subjetividad y las estructuras sociales externas de la misma realidad que se representan en historia colectiva inscripta como disposiciones de actuar, sentir, percibir y valorar.

Quien pueda arrojar hipótesis de las causas del fenómeno, se agradece inconmensurablemente. He sumado nuevas preguntas acerca de las 2.0

lunes

Las callecitas de Buenos Aires que tienen ese qué sé yo


El 17 me sorprendió desayunando con Gustavo Grobo en el Soho. Así empezaba una jornada de retorcijones que como la hora incierta, no puede medirse con el calendario. Parece que esa jornada no ha concluído aunque medien casi 700 km y varios días después.
Y esta es otra imagen que espera sus historias.

jueves

Carta de Chicha Mariani (subámosla a los Blogs para encontrar a Clara Anahí)





Querida nieta:
Soy tu abuela “Chicha” Chorobic de Mariani, te busco desde el momento en que Etchecolatz, Camps y su tropa mataron a tu madre y te secuestraron de tu hogar en la calle 30 nº1134 de La Plata, Argentina. Era el 24 de noviembre de 1976 y tenías tres meses de edad. Desde ese momento con tu padre te buscamos hasta que a él también lo asesinaron.
A pesar de que trataron de convencerme de que habías muerto en la balacera, yo sabía que estabas viva. Hoy está comprobado que sobreviviste y estás en poder de alguien. Ya tienes 31 años y tu número de documento probablemente sea cercano al 25.476.305 con el que te anotamos. Yo quisiera pedirte que busques fotos de cuando eras bebé y las compares con la que acompaña este texto. (click sobre la foto para agrandarla)
Quiero contarte que tu abuelo paterno se dedicó a la música y yo a las artes plásticas; que tus abuelos maternos se dedicaron a las ciencias, que tu mamá amaba la literatura y tu papá era licenciado en economía. Ambos tenían un gran sentido de la solidaridad y compromiso con la sociedad. Algo de todo esto tendrás en tus inclinaciones de vida porque, a pesar de que hayas sido criada en un hogar distinto, uno guarda internamente los genes de sus antepasados. Seguramente hay muchas preguntas sin respuesta que aletean en tu interior.
A mis más de 80 años mi aspiración es abrazarte y reconocerme en tu mirada, me gustaría que vinieras hacia mí para que esta larga búsqueda se concretara en el mayor anhelo que me mantiene en pie, el que nos encontremos. Clara Anahuí, mientras espero seguiré buscándote.
Te abraza tu abuela “Chicha” Mariani.
Mail de contacto: mailto:mariaisabelchorobik@sinectis.com.ar

sábado

Show must go on (Intro)






Amanezco con los diarios desde que tengo memoria aunque he cambiado hábitos en el consumo, como Ud estimado lector.
Ya no soy la misma que tomaba la leche frente al TV riendo sin entender La Noticia Rebelde pero sigo riendo frente a la abrumadora productora de noticias mientras termino el cigarrillo y repaso las tapas virtuales de los periódicos (periódicos que ya no tienen período determinado!). La risa (qué tema para Bajtin) ya no es la misma.
Esta semana me disparó la espectacularización de la vida cotidiana. Plasmada de contradicciones académicas, la noticia ya no es el hecho noticioso de los manuales de periodismo. La fuerza instituyente de la intimidad como show, como algo que debe ser exhibido en público para lograr una trascendencia, hace tambalear las estructuras instituidas de la modernidad.

He aquí un caso puntual que puede ser una pequeña unidad de análisis.
Se podrían desprender infinidad de variables referidas al tema, desde la implicancia de la dominación masculina, la falta de reconocimiento de la cuestión de género, la sanción social que se fundamenta en el capital simbólico de un uniforme escolar o el rol social mismo de la institución escuela. En fin, muchas, muchas cuestiones...prefiero preguntarme por otro valor que aporta alguien que no conozco pero que sugiere lo siguiente:

“Dar a ver, exponer la intimidad es un tono epocal. Los jóvenes nacieron espectadores, quizás vieron primero el ojo de una cámara que los de su propia madre; sus partos fueron filmados. Hechos como éste deberían ayudarnos a pensar esta realidad con menos prejuicios” (Daniela Gutiérrez, pedagoga).

La frase dio vueltas en mi cabeza marcando presencia en algunos post y preocupaciones sobre las nuevas tecnologías y esto del 2.0 que nadie entiende muy bien. Así podríamos explicar facebook y la manía de espiar narcisos ajenos diría un amigo. Gilles Deleuze, proponía a mediados de los noventa revisar desde la subjetividad el rol que la sociedad les asigna a los individuos y crear nuevos dispositivos de poder que fueran capaces de oponer resistencia al panóptico web (...) "crear interferencias e interrupciones, huecos de incomunicación, como una tentativa de abrir el campo de lo posible desarrollando formas innovadoras de ser y estar en el mundo" (...).

¿Cómo contrarestar el nuevo régimen de poder? Si la "sociedad disciplinaria" de la que hablaba Michel Foucault ha dado paso a este otra realidad, ¿cómo se han transformado los cuerpos, las formas de ser y estar? ¿Cómo se "escamotea" en términos de De Certau, el sujeto en esta nueva matriz? ¿Será que no queda más explicación que la de Pierre "la resistencia puede ser alienante y la sumisión liberadora"?






Sin metáforas


jueves

Lápices que siguen escribiendo









Así. Quieta. Estática. Así es la imagen que quise guardar.

En la Docta, para la primavera florecen los árboles, los adolecentes y también los movimientos sociales. Los jardines se llenan de pimpollos y las calles de gente con banderas rojas y negras. Las noches tardan en llegar y nos dejan extender los discursos y las murgas pasadas las 21, esa hora en que los cronistas quieren cerrar su día y sumarse a la fiesta. Esa, no es la hora incierta...es una hora ritual.

Momento de inflexión que me obliga a dejar el abrigo y la coraza como a los medio hombres-medio héroes protagonistas de mis siestas al sol en el verano de pueblo. Y esa si, se parece más a la hora incierta. De las reuniones matutinas de definición a las relaciones públicas de la tardecita, paso por casa, me quito el disfraz de laburo y cargo la cámara.

Media la semana y se acerca al ocaso con sabor a café expresso de encuentros ejecutivos. Siento levemente el picor en la garganta, que viene como las mariposas en esta época del año ¿Será que hay algo importante para decir? El ritmo se acelera, anticipando la tensión estival. No sé que es lo que voy a encontrar.

Otra vez en las calles. Esta vez, entre adolecentes primaverales que reclaman por Julio (López) y reencarnan los que no dejaron llegar. Las fechas son flexibles y nos permiten copar la Velez Sarsfield dos días después de que se conmemore la noche de los lápices para que coincida con la fecha de Julio...si, en primavera también nos acordamos de Julio. Esa es la ciudad que me gusta ver.

Somos pocos. Me comentan que la marcha coincidió con el desfile en el Buen Pastor. Vuelvo a pensar en Debord y mi rol laboral quiere colarse sugiriendo la importancia de contar con un publicista para estos eventos. No lo dejo. Visto de jean y remera de algodón, incluso me puse los anteojos, no hay lugar para las lógicas funcionalistas que se apoderan de la oficina.


Cae la noche y desde el D2 no se ve el horizonte. Es tarde y quiero volverme. Allí debajo de ese farol se congregan las banderas. Lentamente todos se escurren de la fiesta. Quizás deba buscar algo y dejar de esperar que las cosas sucedan.


(...)"Ahí, debajo del farol, cuando la fiesta terminaba, empecé una noche a esperarla. (Ahora siga usted)"(...)

La ciudad se le vuelve extraña. En esa esquina hay demasiados fantasmas que quieren hablar y la noche es larga. Pst! Si vuelve la mirada, no tiene que esperar más.

Así. En la somnolencia de la noche. En el aroma fresco de la peatonal. En el desasosiego primaveral. Así, lo iba a encontrar.


PS: así, los lápices seguirán escribiendo una historia más.

sábado

Luego, en las calles (Parte I)



9 de la mañana. Se escuchan los bombos en la esquina de casa. Calculo dos columnas mínimo. Apuro el café y el cigarrillo, tomo las llaves, me vuelvo por la cámara de fotos. En un par de horas tendría que estar en un examen y la multitud me confunde los recorridos del bondi. Ya en la calle, Antonio el portero me dice que seguramente no me van a tomar..."¡no ve que hoy se arma quilombo de nuevo?".

Efectivamente en la esquina se congregan más de dos columnas. Sobre la cañada me dan una pintoresca toma de niños comiendo Danonino en brazos de algún dirigente de base. Las mujeres intentan contener el juego de los infantes entre las banderas rojas y los estencileados del Che, Evita y San Martín.

Obsturo una y otra vez. Un trabajador que descarga hierros para el edificio de 18 pisos que están construyendo en lo que fuera el bar de mi infancia me grita: "sacame foto a mi que soy el único que labura". Me acerco, le pregunto por la baranda de la escalera que está tirada junto a los escombros, como buscando excusa para entablar el diálogo. Negociamos unos pesos, más la foto, más un café en el restó chic de la Colón a cambio de la escalera de madera torneada. Dos obsturaciones más de los muchachos de la Uocra que no están en la manifestación. Contrasta el rostro del capataz peruano que no me deja fotografiarlo y las banderas que se agitan en el firmamento.

Pasaron un par de horas casi. Encontré por dónde desvían los bondis. Para en la mitad de la calle y me hace subir. No hay nadie más que el chofer. No sabe por dónde va a seguir ni hasta dónde va a llegar. En sus palabras hay más que la definición de un recorrido de emergencia.

Pasamos la plaza españa. El vallado empieza ahí a unas cuantas cuadras de la casa de las tejas, el edificio Arcor y Café du sens. Se escucha León Gieco en los altavoces y vuelve el recuerdo de las jornadas en la calle por el fraude del 2 de septiembre.

Casi las 11 y media, Ciudad Universitaria. Vienen bajando los troskos y por la otra calle los independientes. Entro a la escuela. Cruzo dos palabras con la gente del centro, parece que puedo rendir a la siesta. Vuelvo buscando la protesta caminando despacio.

Vallado, perros, escudos, creo que atrás debe haber policías."Bajen las armas/ aquí solo hay pibes comiendo", como el soundtrack de mi caminata frente al Palacio Ferreyra o Museo Evita, as the case may be.

Dos cuadras más y los vehículos desaparecen. Un par de hombres de azul en cada esquina resguardando los edificios corporativos y el buen pastor. Otra vez los bombos. Esta vez, la UOM y la 62. Obsturo unas cuantas veces y me acerco. Me informan el fixture de las columnas y el recorrido. Uno de ellos se compadece del oficio y le aclaro que soy ciudadano nomás, no periodista. Reflexionan sobre la situación de la prensa y las condiciones de los trabajadores: "tenemos que apoyar a los compañeros de los medios contra el imperialismo". Se acerca un cronista de la tele que responde a la lógica del gran diario argentino y se le suelta media sonrisa.

Llega la Juventud Radical acompañada del Centro de estudiantes de Derecho. Reimos con el cronista, no sabíamos que ese centro de estudiante tuviera bandera. Invade el olor a chori y el deseo del estómago se transmite al rostro. Salen dos de la UOM rumbo al puestito y el portabandera los interpela: "quién va a ser el caballero que la invite a la compañera". Me sonrojo, lo agradezco y sigo mi marcha a contramano. Quiero tomas de más particularidades. Quiero un recorte de Luz y Fuerza con la ausencia de Tomás.

El tiempo corre y la concentración se demora. Me siento en el bar de siempre, ese al que voy después de las marchas del 24 de marzo y que está justo en el lugar donde se pueden componer buenas fotos. Pido el café y la media luna. Han acomodado las sillas como platea hacia la calle, como si la movilización fuera un espectáculo. Prendo un cigarrillo y pienso en Debord aunque no me gusten sus escritos.

Giro mi ángulo y capto con la cámara a un grupo de policías agazapados tras un kiosco de diarios y revistas al lado de la casa radical. Me sorprende un manifestante pidiendo fuego y entregandome los flekicor para que pague en el bar. Y el rumor de los bonos es cada vez más fuerte.

Se me empañan la lentes entre el humo de los puestitos y las bombas. Pierdo foco. Salgo a la calle nuevamente. El mismo camino a la inversa. Me gusta ver cuando se dispersan. Quedan sólo los dirigentes rodeados de periodistas. No me gusta fotografiar dirigentes, sí a fotógrafos desesperados por la mejor toma de un dirigente.


Ya no saboreo el merlot pero si la respuesta de ese mail que no esperaba.

lunes

Lo que sabe tardíamente



A veces me sorprendo tratando de vislumbrar la trama que esconde el almanaque, muchas más veces de las que quisiera.
A veces, trato de huir de su lógica invisible autoconvenciendome de la ilusión que me encuentra por fuera de ese sentido. Sólo perdura unos instantes que no pueden ser medidos por el tiempo ajeno.
Así es como explico estas costumbres de usar viejas agendas como si fueran nuevas, ficcionando la yuxtaposición de los calendarios que no se proyectan más que en el papel y en este caso, en la virtualidad.
Y así es como complico palabras para no caer en la convención (en la que inevitablemente caigo) porque suelo escapar también de las convenciones o lo que se parezca aunque me sienta tan cómoda en ellas.
Prefiero resguardar los interrogantes...que se regodeen en la intimidad, que se enreden hasta olvidar sus orígenes. Sin considerar que su capacidad de violentar mis límites es parte de su esencia.

Mediodía de lunes en la oficina, aun saboreo el merlot de anoche. Mi interlocutor mencionó que la verdad estaba en aquello que se termina, que queda detenido. Sigo creyendo que no hay verdades allí y que quizás las encuentre en el vino.

domingo

Espacio Carta Abierta - Córdoba


Queridos amigos y amigas del periodismo, la cultura, la Universidad, la militancia social y sindical:Autoconvocados por la necesidad de hacer oír una voz que difiera de los grandes medios de comunicación locales y nacionales sobre el tratamiento que le dieron al conflicto entre las entidades rurales y el Gobierno, un grupo de mujeres y hombres de Córdoba estamos promoviendo la redacción de una CARTA ABIERTA donde a modo personal expresemos claramente que, aún manteniendo nuestras críticas al Gobierno nacional, estamos A FAVOR DE UN PAÍS CON MAYOR DEMOCRACIA Y MAYOR REDISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA.Por tal razón, convocamos a una reunión independiente donde se discuta y apruebe un documento que represente esta posición y sostenga la adopción de nuevas políticas que solucionen los verdaderos problemas de nuestro pueblo.Lo que sigue son algunos puntos que nos convocan: se puede discutir, mejorar, ampliar. Envianos tu adhesión o tu opinión a cartaabiertacordoba@gmail.com.Nos reunimos el MARTES 29 de Julio a las 19 hs. en el Club ACIC, Maipú 350. Estás invitad@ a exponer tu opinión y participar de una verdadera asamblea popular.Convocatoria a una Carta Abierta – CórdobaRedactar un documento en conjunto donde se convoque a todos aquellos intelectuales, periodistas, profesionales, artistas, docentes y trabajadores en general, principalmente de la provincia deCórdoba, interesados en sentar una postura que, sin dejar de ser crítica con los errores cometidos por el gobierno nacional, exprese su distancia ideológica hacia los avances y pretensiones de los sectores políticos opuestos a la construcción social de un país más justo.Repudiar la complicidad y el protagonismo activo que tuvieron los grandes medios de prensa a lo largo de cuatro meses de conflicto, quienes legitimaron un único discurso respaldando acciones e intereses de las cuatro entidades de la patronal agropecuaria, expresados por los voceros de la Mesa de Enlace.Dentro de ese marco, adherir a las iniciativas que existen para que el Congreso trate una nueva Ley de Radiodifusión que posibilite una verdadera pluralidad de voces, con la creación y el apoyo económico hacia nuevos medios.Adherir a la idea de la construcción de un país donde se instrumenten mecanismos concretos que permitan una debida distribución de la riqueza, tendiente a eliminar la exclusión social, habilitando la posibilidad de igualdad de oportunidades para todos.No perder de vista que para lograr esa verdadera distribución de la riqueza se debe avanzar en la reforma de otros puntos de igual trascendencia como son: una nueva ley de minería, generar políticas agropecuarias equitativas, revisar las políticas petroleras, el sistema impositivo del iva, etc.Dada la complejidad del conflicto y con el ánimo de no caer en posturas maniqueas, sugerimos que la firma de este documento sea a título personal y no gremial, sectorial o partidario. Esto, pensamos, generaría más adhesiones otorgándole mayor fuerza al documento declaratorio.Para mayor información:Contactos: Irina Morán (153-968132) - Javier De Pascuale (153-863354)

jueves

En consecuencia

"Tanto se hunde mi rostro entre la gente (...) que ya no sé".

Como ayer cuando mediaba la tarde en el límite de la ciudad universitaria y el parque Sarmiento. Allí, entre la multitud expectante. Sus miradas perdidas en la voz que rezaba la sentencia. Ese final que todos queríamos escuchar y que no sabíamos si iba a ser real. Un final que es un comienzo y una reivindicación.
Allí estaban los 30.000 que no sabemos dónde están frente al símbolo de la crueldad y la impunidad encarnado en Luciano Benjamín y su troop. Plasmados en las fotografías y reproducciones que aprietan contra el pecho las madres que nunca dejaron de luchar. En los cánticos que improvisan los jóvenes que no se conformaron con el argumento del poder y siguieron reclamando justicia.
La voz del juez Díaz Gavier se sentía venir del firmamento a pesar el arrastre cordobés en la rrrr. Y dijo lo que pensábamos era un sueño: "en consecuencia revocar su prisión domiciliaria y ordenar su inmediata detención y alojamiento en una unidad carcelaria dependiente del servicio penitenciario de la Provincia de Córdoba". Repetía los que tantos 24 de Marzo habíamos coreado: "cárcel común, perpetua y efectiva". Y permítase la licencia, te vas a pudrir en un calabozo hijo de puta.
Los niños festejaban los globos inflados con helio que sostenían los pasacalles, los adolecentes bailaban al compás de la murga, los no tan adolecentes levantaron el puño izquierdo por esos 30.000 y los otros lloraban de emoción. Una emoción pluralista.
No fue un final, por más feliz que parezca. Es un principio...de los que no se olvidan, de los que se plasman en la memoria para siempre.
Aunque parezca remanido es un principio del pueblo que más adelante desarrollaré cuando se me pase la embriaguez que provoca la emoción. De esos principios inmanentes de los que habla la escuela del ius naturalis y que el Dr Fresneda (o Martín) supo conducir.


En consecuencia, "que tenemos la cabeza de Luciano Benjamín".

martes

Y ahora? Una reflexión de Primo







¿Se acuerdan cuando hablabamos de las retenciones y el argumento central a favor era que lo que está en juego es la capacidad del Estado de intervenir en la economía y no una cuestión "técnica" o moral ("los K quieren robarse toda la plata")?

Lean esta nota de Fortuna.

Dice el presidente de Shell: "Si la situación del sector no se resuelve ya, en la Argentina muy pronto no vamos a tener ni crudo ni derivados. Con estas retenciones al sector, o aumentamos los precios o nos quedamos sin combustible. Nos están expropiando la renta".

¿Y? ¿A qué pequeños y medianos productores del petróleo vamos a defender ahora? ¿quién va a impedir que suban los combustibles (y todo, porque todos los productos se transportan!) si se le tuerce el trazo al gobierno?

No se trata de defender a un momentáneo residente de la Casa Rosada sino de que el Estado pueda defender los intereses de todos, si le quitamos esa capacidad estamos fritos.

Saludos y aprovechen a cargar nafta los que tengan auto...

Saludos!

Primo Louis

La Plaza


Hoy (miércoles) a las 15 nos concentramos en Avenida de Mayo y Perú, en defensa de la democracia y en reclamo de mayor distribución de la riqueza y participación popular.
Lo haremos desde nuestra propia identidad y sin ahorrar críticas al Poder Ejecutivo Nacional, pero en respaldo de la institucionalidad democrática y de las medidas progresivas que enfurecieron a una nueva derecha que usa la retórica del diálogo y el consenso y se envuelve en los símbolos nacionales mientras pretende imponer por la fuerza del lockout y el desabastecimiento una política distinta a la que la mayoría del pueblo votó hace pocos meses y en defensa de sus ganancias extraordinarias. Ante cualquier nuevo aumento de los precios internacionales de alimentos y materias primas agropecuarias, las retenciones móviles son la única defensa de la mesa popular.
Somos miembros de organizaciones sindicales como la CTA, CTERA, la Unión Obrera Metalúrgica; de derechos humanos como el CELS, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos; de movimientos como Tupac Amaru y Patria Grande; de entidades de pequeños empresarios, como la Asamblea de PYMES y el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos; economistas que forman parte del Plan Fénix; decanos y profesores universitarios, científicos e investigadores; sacerdotes en opción por los pobres; dirigentes políticos que demostramos la posibilidad de construir alternativas populares sin clientelas ni aparatos; intelectuales y artistas integrantes del espacio Carta Abierta y ciudadanos sin militancia partidaria ni institucional.
No formamos parte del gobierno. Objetamos la destrucción del INDEC y la construcción del tren bala, la negativa a reconocer la personería de la CTA y la alianza con sectores empresarios que fueron socios de los gobiernos neoliberales. No nos sentimos representados por el repliegue oficial sobre estructuras políticas y sindicales obsoletas.
Pero la restauración conservadora en marcha, con el impulso de un sector de la izquierda que imagina protagonizar una revolución agraria, no cuestiona los defectos sino los aciertos del gobierno, al que intenta imponerle sus intereses económicos por encima del interés general, sin reparar en costos ni en métodos. Cuestiona la reconstrucción de la autoridad del Estado luego del colapso de 2002, el saneamiento de la Corte Suprema de Justicia, el juicio a los responsables del Estado terrorista, el drástico descenso de la desocupación, la actualización de los ingresos de jubilados y pensionados, el establecimiento de un haber para las personas mayores de 70 años que no tenían ninguno, el aumento del presupuesto educativo, la creación de un ministerio de ciencia y tecnología, la política exterior independiente, en asociación con los gobiernos democráticos de Sudamérica. No busca un avance sino un salto atrás.
Contra toda evidencia se acusa de autoritario y soberbio al primer gobierno que ha prohibido el uso de armas de fuego en el control de manifestaciones y se moteja de represión violenta al desalojo con guantes de seda de la ruta del MERCOSUR, por la que desde hace tres meses no se permite el tránsito de mercaderías, obligando a tirar millones de litros de leche y toneladas de frutas y verduras. De ese clima deslegitimador, parecido al que minó la presidencia de Arturo Illia, participan en forma tan entusiasta como irreflexiva sectores de las clases medias urbanas influidos por la cobertura tendenciosa de diarios y canales de televisión temerosos de que se democratice la comunicación de masas.
De esta crisis, no menos grave porque se la niegue, sólo se sale con más democracia y más distribución de la riqueza. Para ello se impone una reforma impositiva integral, que grave a todos los sectores que en estos años han tenido beneficios extraordinarios, como la especulación financiera, la minería y la pesca. Sin esos recursos no hay forma de atacar los altos niveles de hambre y exclusión, intolerables en uno de los grandes productores de alimentos del mundo.
Ésa es la voz propia con la que hoy iremos a la Plaza de Mayo, en defensa del valioso trayecto recorrido desde mayo de 2003 y en demanda de su profundización, con mayor calidad institucional y con participación popular.
Hugo Yasky, Martín Sabbatella, Horacio Verbitsky, Laura Conte, Hugo Canon, Juan Gelman, Adrián Paenza, Eduardo de la Serna (Movimiento Carlos Mugica, de sacerdotes en opcion por los pobres), Abraham Gak, Juan Pablo Paz, Alberto Kornblihtt, Carlos Heller, Horacio González, Nicolás Casullo, Lilia Ferreyra, Ana Cacopardo y siguen las firmas...

----------------------
Los que compartimos el espíritu de esta carta y estamos en Córdoba deberíamos movilizarnos también. A la misma hora donde lo convoquen las organizaciones sociales o en Plaza San Martin.
Nos vemos mañana en la plaza!

Algunos comentarios


"Cuando venga la reflexión y se den cuenta cabal de lo que ha sucedido ¿Cómo haré para mitigarles la pena?"




Empezaba a bajar el sol y el clima se enrareció. Hacía unos días Faco había publicado el "post de la bronca" (http://artepolitica.com/post-de-la-bronca/) y me quedé con esto:


(...) "Bien, ahora, ¿qué hacer?
La mayor victoria de la dictadura es esa. La desmovilización. La pérdida de estructuras. La imposición del miedo de salir a la calle, cuya muerte se decretó el 20 de diciembre de 2001, según un editorial de Página/12, pero es claro que todo lo anterior es un poco zombie, como el hombre que volvió de la muerte. Y a la vez es producto de esa misma crisis de la política ocurrida hace casi 7 años. El miedo a la política instaurado por la dictadura fue derribado directamente por el franco y abierto rechazo de la misma política con el cacerolazo. Estamos en el horno.
Sé que no digo nada nuevo con este post incoherente y en caliente. Es nada más que una forma de rodear la bronca que me genera la impotencia de querer “hacer algo” y no tener nada para hacer. Ni propuesta, ni ideas, ni expresión de deseo, nada tengo para ofrecer más que eso. Sólo bronca. Y lo único que me viene a la mente para cerrar es el buen Blake, que decía “quien desea y no obra, engendra peste”. Buenas noches." (...)


No pude dejar pasar su bronca, me sentía obligada a decirle algo...a esperanzarlo. Fiel a mi estilo dije que era parte del juego, era la nueva estructura. Le hablé sobre De Certau y las posibilidades de escamotearse. Le conté sobre el simbolismo dominante y la necesidad de tomar posición como forma de construir la democracia. Mendieta prendió la luz: " Hay nuevas formas de militancia que son embrionarias. Ud. ejerce una de ellas con el teclado" y con esa frase me calmó un poco.

Volví sobre lo ocurrido en estos últimos días, sentía que tenía más argumentos para despuntarle a Hal en la discusión sobre el NSA (Nuevo Sujeto Agrario), que por ahí pasaba mi ejercicio ciudadano: discusiones teóricas sobre la actualidad en la web, la militancia embrionaria de la que hablaba Mendieta.

Fue en ese momento que el clima enrareció. Primero con las bocinas y luego con las tímidas expresiones de teflón desde los balcones de la Cañada. Volví a mi recurso de militante y encontré un mail de Juan.


(...) " Alguien me tira una línea...Los que queremos defender las instituciones democraticas, los que sabemos que hay un movimiento destituyente, y especialmente los que creemos que el Estado debe intervenir y regular la economía: ¿donde y cuando nos juntamos? Esto es de terror!!! No nos vamos a movilizar? vamos a cederles la plaza??Si alguien sabe de alguna convocatoria que avise por favor, no me puedo quedar en casa cuando la derecha golpea las cacerolas!" (...)


Su decepción era diferente a la de Faco, no era bronca...era desesperación. No pude mantener la distancia que me caracterizaba en los comments para Hal o el Escriba, yo también sentía que me estaban "copando la plaza" y la llenaban de ignorancia e intolerancia. Sentía que no había ningún respeto por la democracia ni sus instituciones, que ni siquiera sabían por qué estaban haciendo eso...el simbolismo dominante otra vez. Así, tecnología mediante les llegó esto:


(...) "Ojalá pudiera tirarte una línea Juan, lo único que puedo hacer es acompañarte en el reclamo. Ya lo hemos dicho hasta el hartazgo, no queremos que nos copen la plaza, no quiero escuchar cacerolazos de teflón...la democracia se construye, se conquista y se comprueba (ya sé que eso viene de otro lado) todos los días: necesitamos recuperar nuestra fuerza de movilización.Empecemos por pedirlo, por contarlo y por sumarnos a los que creemos en las instituciones y en un Estado que defienda la justicia social." (...)


Así fue como me llegaron algunas respuestas y en lugar de hacer una contestación personalizada a cada uno de los mails al estilo call center, va esta reflexión:


(...) " Si, les dejemos la plaza. Las plazas son para aquellos que no respetan las instituciones, quienes creen en un gobierno unipersonal y desconocen la existencia de los tres poderes que deben auto controlarse ante el abuso de cualquiera de ellos.
Quienes creemos en las instituciones sabemos que la convocatoria a llenar una plaza no es el camino, un 10 de abril de 1978 también se llenó una plaza espontáneamente con miles de banderas argentinas.
Si una acción de gobierno es ilegal y abusiva está en manos de los otros dos poderes actuar al respecto y es allí donde se debe reclamar.
Si se cometen delitos contra las libertades constitucionales de circular libremente, existen procesos judiciales para quienes los perpetran y es a la justicia a la que debemos reclamar.
Si es el congreso que delega poderes constitucionalmente indelegables, es ahí donde debemos reclamar.
En ninguno de estos casos es el pueblo quien debe decidir lo que está bien o está mal, o pensándolo bien, sí, el pueblo es el que decide, pero esa decisión la tenemos en nuestras manos cada 4 años (antes eran 6 y creímos que no alcanzaban, pareciera que deberíamos votar luego de cada publicación del boletín oficial pero, seguro que como están las cosas, tampoco alcanzaría.
Si la aplicación de las retensiones no se ajusta a derecho, reclamemos a la corte.
Si las retensiones no pueden ser aplicadas por el poder ejecutivo, reclamemos al congreso por su incompetencia.
Si es un delito cortar una ruta, reclamemos que actúe la justicia.
Si es un delito convocar públicamente a un corte de ruta (y de permitirlo impunemente, en el caso de los medios de comunicación), reclamemos que sean procesados.
Como dice (Cosas Dichas), pedirlo, contarlo e intentar hacer entender a quienes nos rodean, es un buen camino.(...) "

Facundo


Saludo la espontaneidad hasta con faltas de ortografía, es más la celebro. Sé que los tiempos han cambiado (de ahí lo de las estructuras para Faco) pero la plaza sigue siendo un espacio público con alto significado...A veces las metáforas tienden a crear espejismos.

Además, es importante reclamar la legalidad de algo (el Estado de derecho) pero no podemos desconocer la legitimidad. ¿Por qué las plazas son para los que no respetan las instituciones? la plaza es una institución que se nutre de acciones instituyentes todo el tiempo. No voy a aburrir con el planteamiento de las ciudades de Walter Benjamin o con el eje simbólico que propone Castoriadis pero me parece interesante rescatar ciertas entradas heredadas de estos pensadores.

Por otra parte, ¿ser ciudadano se reduce a poner un voto? Me parece que trasciende esa acción. La democracia no es mecánica, o al menos, no debe serlo si quiere llamarse democracia: por eso digo que se construye todos los días.


(...)"Querida (Cosas Dichas), habiendo comprobado tu amor por la democracia, yo como parte de una movilización a favor de la democracia me gustaría que nos juntáramos todos. Te aclaro que nosotros no tenemos ninguna ideología política ni nadie que nos obligue actuar simplemente es por amor a la democracia. No estamos a favor del campo ni en contra de Cristina, lo único que queremos es luchar por un dialogo abierto y social para destrabar el conflicto, por lo tanto que el gobierno actué democráticamente, fuera de todo capricho político e ideología política que lo único que esta consiguiendo que el conflicto siga y la leche y la comida se siga derramando en nuestras propias rutas. Yo formo parte de un partido Humanista así que te imaginaras la pena que me da ver gente como d´elias o la bonafide cargadas de odios que hablan de guerra y tomar las armas para defender la democracia. Pero no pena por ellos sino por nuestra querida democracia porque esa gente que nombre lamentablemente ocupan espacios políticos. La democracia no se trata de copar una plaza y hablar como Perón dando discursos eufóricos, se trata del gobierno del pueblo y para el pueblo, no para organizaciones políticas ni civiles que llenan una plaza mucho menos para Buenos Aires. La democracia es para todo el país y sinceramente te digo, no entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente, se que son buenas porque se trata de sacarle a los que mas tienen para darle a los que menos tienen, pero creo que esta no es la forma, porque ya no pasa por las retenciones en si, sino por un rencor político que el gobierno popular tiene hacia el campo. Sino como se explica que en el último discurso de la presidenta estaban sentados al frente de ella y aplaudiendo los empresarios del sector automotriz y los del sector de los banqueros que al igual que los del campo son los que mas plata tienen y hacen. Ni hablar todos los políticos y funcionarios del gobierno que tienen mucha plata y se la llevan a otro país.
Como te conozco, seguramente no estarás de acuerdo con lo que yo pienso y eso me parece bárbaro por eso te mando este email. Para que nos movilicemos todos juntos aunque pensemos distinto, como una forma de dar el ejemplo de que se puede dialogar y convivir democráticamente por mas que se piense distinto. El centro de la plaza se la dejamos a ustedes eso no nos importa, nosotros podemos quedarnos en un rincón, simplemente me gustaría que diéramos el ejemplo que mediante el dialogo y el consenso social se puede salir adelante. Admiro tu espíritu de lucha espero que siempre sepas elegir el camino, de eso se trata la democracia.. Saludos y suerte" (...)


A este "querido ciudadano", del cual desconozco el nombre y también el remitente voy a sumarle unas cuantas cosas devenidas de un par de chats que mantuve en el sopor de mi jornada laboral.

Sinceramente no sé qué habrá interpretado de mi mail para responder de esta forma, así como tampoco puedo entender que me envíen convocatorias al cacerolazo o a ignorar el discurso de la presidenta. Esto viene siendo como titula Luis Bruschtein para el Página "Sordos ruidos":

¿Cómo será eso de negar la ideología política y al mismo tiempo defender la democracia? ¿No es ya una definición ideológica defender la democracia?

¿Quiénes son "nosotros"? Digo, esos que se movilizan "por amor a la democracia" sin que nadie los obligue a actuar. ¿Cuál es la acción? ¿Estamos hablando de los cacerolazos?

Supongamos que sí, que ese "nosotros" da cuenta de aquellos que se movilizaron ayer lunes a los centros de las ciudades al son de las bocinas y el teflón, que no están "ni a favor de campo ni en contra de Cristina" (si no leo mal eso significaría estar a favor de Cristina...pero no quiero caer en sofismas) ¿Quieren "luchar por un diálogo abierto y social para destrabar el conflicto"? Entonces, ¿Por qué cantan "que se vaya"?

"Que el gobierno actúe democráticamente" ¿Cómo lo hace ahora si no es democráticamente? ¿Qué pasa con los otros actores en este juego? ¿Mantener un lock out es democrático? ¿Autodenominarse "piquetes de blancos" es democrático? y podría seguir horas con los ejemplos.

"No entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente" ¿Lo que no entienden son lecciones básicas de economía política? Si es así, le puedo pasar buena bibliografía. Ahora, si lo que no entiende es la razón de esta política pública estamos ante un problema de ideologías y convicciones político-sociales.

Por último, estimado ciudadano anónimo: (...) "La democracia es para todo el país y sinceramente te digo, no entiendo lo de las retenciones como la mayoría de la gente, se que son buenas porque se trata de sacarle a los que mas tienen para darle a los que menos tienen, pero creo que esta no es la forma, porque ya no pasa por las retenciones en si, sino por un rencor político que el gobierno popular tiene hacia el campo"(...) Por favor, expláyese con eso de rencor político de un gobierno popular hacia un sector económico (¿?). ¿Qué entiende Ud por popular? ¿Ud ha visto alguna vez la conformación del PBI? ¿Es así de simple su concepción al estilo Robien Hood?

Sinceramente quiero que arroje luz sobre ese postulado, desde acá tenemos discusiones bien cargadas acerca de "lo popular". Mire que hasta un colega está armando Laclau para principiantes.

¿Democracia es "saber elegir el camino correcto"? La verdad que he leído muchas definiciones pero esa me sorprendió. ¿La democracia es como un camino místico? ¿Una sucesión de pruebas de supervivencia? ¿Qué sería lo correcto?


El reloj acaba de pasar las 8 y la plaza está vacía.

jueves

Aquel Veintinueve (por Miguel de Boer)



Cuando llegó, junto con uno de los compañeros de la facultad, a la vieja casona de la calle Chubut, un clima de tensa excitación lo recibió al entrar a la cocina. A algunos no los conocía, pero sabía que casi todos se encontraban allí, como él, atrapados en el barrio Clínicas, ante el anuncio de que la entrada de las tropas de la Aerotransportada era inminente.
- Che, que alguien haga unos mates mientras escuchamos las noticias - dijo uno, tratando de poner cierta orden.
- Háganlo ustedes compañeros, que nosotros mientras vamos a preparar unas "molo" para cuando vengan estos hijos de puta - dijo otro.
- Está bien, pero mantengamos la calma compañeros, que la noche recién empieza - agregó un tercero.
- ¡Esto es histórico, compañeros!...¡Esto es histórico!...¡Hoy las masas estuvieron en la calle, y nosotros los estudiantes estuvimos junto a ellas!...¡ Se dan cuenta?!...
- Esto es la Revolución...¡Viva la Revolución, carajo!!.....
- ¡¡¡Viva!!! - gritaron y aplaudieron casi todos...

Y mientras todos hablaban, vociferando para ser escuchados, fue recordando como en un sueño - sentado en el suelo y apoyado contra la pared que daba a la calle - lo acontecido aquel día.

Habían quedado en encontrarse con otros delegados de la Comisión de la facultad a eso de las once de la mañana en la esquina de Rioja y Tucumán, de acuerdo a lo convenido el día anterior en la Coordinadora. La idea era concentrarse allí para luego ir al encuentro de los obreros que venían desde las fábricas ubicadas en las afueras de la ciudad. A ellos les correspondía unirse, previamente, con los de Luz y Fuerza.
El paro decretado venía bastante pesado; la cosa estaba más que jodida y los paros "materos" de los burócratas ya no conformaban a nadie. Y con la derogación del sábado inglés se había terminado de pudrir todo.

No alcanzó a reunirse con los compañeros, medio a las apuradas, cuando casi de inmediato llegó la noticia de que la "montada" había cargado contra una columna de IKA-Renault matando a un obrero a la altura de Arturo M. Bas y Boulevard San Juan.
-Tiraron sin asco los hijos de puta...y le dieron a un compañero, compañeros......Pero los compañeros se resistieron y los hicieron recular – explicaba, conmovido, uno de los que venían con la información.
-¡Están dispuestos a todo estos hijos de puta! – agregó otro
-¡Asesinos de mierda! – gritaron varios-
-¡No nos dejemos ganar por el pánico, compañeros! – dijo él, tratando de sobreponerse al miedo.
-Tiene razón el compañero - apoyó otro - Dispersémonos en grupos y tratemos de llegar a la General Paz con la gente del Gringo Tosco, como habíamos quedado.
Y hacia allí se dirigieron, tomados de la mano los unos, agazapados y pegados a la pared los otros. Aterrados todos por el ulular de las sirenas y la ida y venida de los patrulleros que ya circulaban por la Colón y la General Paz, mientras empezaba a correr gente de un lado a otro y el olor a gas y pólvora comenzaban a impregnar el ambiente.

Estaban llegando a la Colón cuando se toparon con el grupo de Luz y Fuerza, con quienes se pusieron a gritar como de costumbre pero con mucha más bronca: ..."¡Obreros y estudiantes, unidos adelante!"....."¡Abajo la dictadura!",.... "¡Luche, luche, luche, no deje de luchar, por un gobierno obrero, obrero y popular!...., "¡Hijos de puta!...¡Hijos de puta!.. ", enardecidos por lo ocurrido y buscando unir las fuerzas frente a lo que percibían como algo muy distinto a lo que había ocurrido en otras oportunidades.
- ¡Viva la clase obrera! - gritó con todas sus fuerzas un estudiante
- ¡Viva! - corearon los demás
- ¡Vivan los estudiantes!- respondió un obrero
- ¡Viva los obreros y los estudiantes! - contestaron varios.
Y así iniciaron la marcha. Juntos. Entremezclados. Obreros y estudiantes. Indistinguibles en su odio a un gobierno que desde hacía casi tres años venía cercenando los derechos de la clase obrera y el pueblo.
No habían alcanzado a recorrer media cuadra, cuando un móvil de la policía, haciendo sonar la sirena y disparando tiros al aire por una de las ventanillas, trataba de abrirse paso entre ese enjambre humano que ocupaba la calle de vereda a vereda.
- ¡Cuidado compañeros....!
- ¡ Ahí vienen los asesinos hijos de puta....!
- ¡Hijos de puta!....¡Hijos de puta!....- gritaba la mayoría, tratando de impedirle el paso.
Pero la "yuta" estaba decidida. El que manejaba aceleró sin asco mientras el que estaba a su lado seguía con los disparos.
En medio del desbande tomó una baldosa y, casi sin pensarlo, se acercó al vehículo con la intención de arrojarla. Fue en ese preciso instante en que uno de los policías, al verlo, le apuntó con el arma directamente al pecho amagando con tirarle, registrando así - por primera vez en su vida - la extraña sensación de haber enfrentado la muerte cara a cara.
Cuando reaccionó ya sus compañeros iban, a las puteadas, por la Santa Rosa, rompiendo todo lo que encontraban a su paso, con una furia incontenible, avasalladora.
- ¡No, compañeros!....- gritó con angustia uno de los militantes que estaba en el grupo - ¡ No caigamos en el salvajismo....!
- ¡ Ma’ que salvajismo ni salvajismo! - replicó uno de los obreros con furia - Los que tienen negocios son todos unos hijos de puta.....Cuando pueden nos cagan....!, agregó indignado.
- ¡No, compañero! - insistió el primero - nuestros enemigos son los capitalistas y el imperialismo...a ellos tenemos que atacarlos...
- Tiene razón el compañero - dijo uno que parecía uno de los delegados de Luz y Fuerza - no seamos animales, que eso es lo que quiere la oligarquía, para poder decir que somos una manga de bestias y poder reprimirnos a gusto....
- ¡ Entonces vamo' a la Colón! - gritaron varios -....allí están los negocios de los hijos de puta que nos explotan..
Y hacia allí fueron.
A la Avenida Colón.
Enfervecidos. Eufóricos. Con toda la bronca del mundo, que iba aflorando como a borbotones.
-¡"Sevaacabar, sevacabar, la dictaduraaaamilitar!.....¡Sevaaacabar, sevaacabar...la dictadura militar!",....."¡Asesinos!...¡Asesinos!...”- gritaban como nunca, casi con arrogancia. Con ese coraje que surge cuando se siente que la historia está a favor.
El torbellino era imparable. Las vidrieras estallaban como focos de luz, salvo aquellas que por su consistencia hacían rebotar las piedras como si hubiesen sido elásticas. Los coches eran dados vuelta como si fueran de juguete y desde las ventanas y balcones de los edificios tiraban de todo para las barricadas.

Un grupo se dirigió a la sede del Jockey Club con la intención de incendiarlo, mientras otros - que se habían adelantado - apedreaban el edificio
-¡Oligarcas hijos de puta!
- ¡Acá se divierten los explotadores con la guita que nos sacan a nosotros! – gritaban
El, en cambio, se dirigió a la Xerox, al ver que varios estaban destrozando los ventanales de la firma. Cuando entró algunos ya estaban rompiendo algunas fotocopiadoras. Fue entonces que tomó un trozo de hierro que encontró y empezó a golpear una de las máquinas que tenía a mano. Con una violencia inaudita. Desconocida. Porque no sentía que le estaba pegando a una máquina. Sentía que le estaba partiendo la cabeza a la burguesía, al imperialismo, a la injusticia, a la explotación. Que pegaba por él y por todos (....."por los que se mueren de hambre....por la gente de las villas....por los chicos desnutridos...por los represión…por Vietnam…...por Cuba…..por Argelia……por Latinoamérica……por el Che….por los fusilamientos….por las torturas…por los asesinatos….por Papillón.......por Cabral....por los obreros...…"......"hijos de puta......hijosderemilputamadrequelosremilparió..."......"por todo lo que sufrimos” ....”por lo que sufro”…..”por mis viejos...."......"hijos deputa..."....."les pego por lo que nos hicieron...por lo que nos hacen....." "explotadores hijos de puta...."). Y siguió golpeando y golpeando hasta quedarse casi sin fuerzas. Hasta darse cuenta que ya no tenía sentido seguir haciéndolo.
- Vamos para el Clínicas - dijo uno
-¡Sí, vayamos para el barrio! - contestó otro.
Y hacía allí partieron.

Cuando llegaron a la Cañada pudieron ver barricadas por todos lados.
Se escuchaban disparos y el ulular de las sirenas y el olor a pólvora, a gas lacrimógeno, a goma quemada, a nafta, seguía impregnando la ciudad de una extraña y particular manera.

Al llegar a la concesionaria de la Citroen el espectáculo parecía de película.
Los coches eran sacados a la calle para ser chocados entre sí o contra las palmas de luz, quemados, volcados. Las puertas eran arrancadas como si hubieran sido de cartón y los asientos sacados y usados en el medio de la calle como sillones de un living. Y al cabo de un rato, un estremecimiento indescriptible anunciaba el derrumbe del edificio por el incendio, desplomándose el techo con un sonido atronador.

Cuando llegaron a la Plaza Colón, en la confitería La Oriental parecían estar de fiesta. Hombres, mujeres y chicos habían tomado posesión del lugar comiendo o llevándose lo que tenían mano, a la vez que “atendían” a los que se acercaban.
- ¡Tomen compañeros! - decía uno de los ocasionales "expendedores", con un increíble Chianti en la mano, que seguramente era el primero y el último que tomaría en su vida.
- ¡Vamos a morfar y chupar aunque sea una vez lo que comen los burgueses! - agregó otro con una satisfacción que lo excedía, mientras le entregaba comida y algunas botellas a una pareja que desde una moto observaba, como de paso, lo que estaba ocurriendo.
La plaza semejaba un día de picnic popular. Los bancos habían sido arrancados y colocados en distintos lugares, de cara a un hermoso sol otoñal. Parecían estar aislados de la violencia que los circundaba. Como descansando en un feriado eterno.

El grupo inicial se había desperdigado ante la magnitud incomprensible de los acontecimientos.
Unos cuantos siguieron por Colón donde ya empezaban a visualizarse algunas barricadas impresionantes que atravesaban la avenida de vereda a vereda. Su tamaño evidenciaba la participación masiva, arrolladora, hasta ahora nunca vista en una movilización, puesto que en las mismas había cuanto objeto callejero o doméstico se pudiera imaginar. Algunos de ellos inverosímiles, como una heladera o un lavarropas.

El sol se iba retirando de a poco.

Se sabía que en toda la ciudad estaban ocurriendo episodios similares. En barrio San Martín, en el Güemes, Observatorio, Talleres, Juniors, Alto Alberdi, Villa El Libertador, Santa Elena, minuto a minuto, hora a hora se iba extendiendo la lucha a todas partes.
En el centro ni que hablar. Los puentes como el Avellaneda estaban infranqueables.
La consigna que se fue imponiendo era tomar la ciudad y resistir todo lo que fuera posible a los fines de impedir la posible entrada del Ejército.
Cuando iban ya en dirección a Alberdi, un puñado de exaltados intentó atacar la parroquia situada en la esquina Rodríguez Peña. Un desconocido, trepado sobre una de las barricadas, sacó un pequeño revólver y disparando un par de tiros al aire gritaba desaforadamente: "¡ Vandalismo no, compañeros!", ante la sorpresa primero y el aplauso después de quienes lo rodeaban.

Fue ahí que se percató que la policía no existía. Que ya casi no se escuchaban sirenas y que de a poco un silencio extraño iba ganando las calles.
Fue entonces que se dio cuenta que la ciudad estaba totalmente tomada.
No lo podía creer.
Se acordó de la Comuna, de las insurrecciones, de tantos hechos históricos similares. “La Revolución es posible”, pensó emocionado.
Y entonces percibió un olor, un aroma particular, único, que impregnaba y atravesaba todo su ser, su espíritu, que nunca mas volvería a sentir ni a olvidar. Era la libertad, no cabía duda. Existía, verdaderamente. Y era algo por lo cual, ahora lo entendía como nunca, valdría la pena luchar, combatir, dar todo de sí, hasta la vida misma.

Aún percibía esa sensación cuando uno de los compañeros de la casa lo zamarreó.
Vamos compañero! - le dijo. Vamos que está queriendo entrar el Ejército y tenemos que ir a la Colón a ayudar a los compañeros que están tirando las columnas del alumbrado, para que estos hijos de puta no entren!
Y hacia allí fue.
Cansado, pero feliz.
Intuía que lo que estaba pasando no era un hecho más.
Intuía que ya nada sería igual.
Aunque nunca se imaginó cuanto cambiaría todo.

Y menos aún, que ese día inolvidable, un jueves de Mayo del 69, quedaría registrado para siempre como el histórico Cordobazo.



Miguel Angel de Boer
Comodoro Rivadavia, Mayo, 2008
Argentina

miércoles

BOURDIEU

Los usos del "pueblo" (en Cosas Dichas)


(...) "Para arrojar cierta claridad sobre las discusiones a propósito del "pueblo" y de "lo popular", es suficiente tener en mente que el "pueblo" o "lo popular" (...) es ante todo una de las apuestas de lucha entre los intelectuales. El de ser o de sentirse autorizado para hablar del "pueblo" o hablar para (...) el "pueblo", puede constituir, de por sí, una fuerza en las luchas internas en los diferentes campos, (...) fuerza tanto más grande cuanto más débil es la autonomía relativa del campo considerado (...).
Las tomas de posición sobre "el pueblo" o "lo popular" dependen de su forma y de su contenido de intereses específicos ligados en primer término a la pertenencia al campo de producción cultural y a continuación a la posición ocupada en el seno ocupado en este campo. (...)
La mayor parte de los discursos que se hicieron o se hacen en favor del "pueblo" provienen de productores que ocupan posiciones dominadas en el campo de producción. (...) "el pueblo" más o menos idealizado es a menudo un refugio contra el fracaso o la exclusión. Se observa inclusive que la relación que los productores que salieron de él mantienen con "el pueblo" tiende a variar (...) según las fluctuaciones de su capital simbólico en el seno del campo.(...)
Se comprende que el análisis previo de la relación objetiva con el objeto se impone de manera particularmente imperativa al investigador si quiere escapar a la alternativa del etnocentrismo de clase y del populismo, que es su forma inversa. (...) en un juego donde los dominantes determinan a cada momento la regla del juego (...) por su existencia misma, midiendo las búsquedas con la regla de la discreción y la simplicidad con la norma del refinamiento. (...)
¿Pero todo lo que dicen las personas comunmente designadas como "el pueblo" es realmente "popular" y todo lo que sale de la boca del "pueblo" "verdadero" es la verdad verdadera del "pueblo"? (...)
es necesario volver a captar todo el sistema de relaciones del cual es producto, todo el conjunto de condiciones sociales de producción de los productores del discurso (...) y del discurso mismo, por lo tanto todo el campo de producción del discurso sobre el "pueblo", especialmente las regiones dominadas del campo literario y del campo político. Y volvemos así a encontrarnos en el punto de partida, muy lejos en todo caso del "pueblo" tal como lo concibe la imaginación populista. (...)
La resistencia puede ser alienante y la sumisión puede ser liberadora. Tal es la paradoja de los dominados, y no se sale de ella". (...)

martes

GRAMSCI



(...)"Nosotros sabemos que la lucha del proletariado contra el capitalismo se desenvuelve en tres frentes: el económico, el político y el ideológico. La lucha económica tiene tres fases: de resistencia contra el capitalismo, esto es, la fase sindical elemental; de ofensiva contra el capitalismo para el control obrero de la producción; de lucha para la eliminación del capitalismo a través de la socialización. También la lucha política tiene tres fases principales: lucha para contener el poder de la burguesía en el Estado parlamentario, es decir, para mantener o crear una situación democrática de equilibrio entre las clases que permita al proletariado organizarse y desarrollarse; lucha por la conquista del poder y por la creación del Estado obrero, es decir, una acción política compleja a través de la cual el proletariado moviliza en torno a sí todas las fuerzas sociales anticapitalistas (en primer lugar la clase campesina), y las conduce a la victoria; fase de la dictadura del proletariado organizado en clase dominante para eliminar todos los obstáculos técnicos y sociales, que se interpongan a la realización del comunismo" (...)

Antonio Gramsci (1891-1937) http://www.infoamerica.org/teoria/gramsci1.htm

BAJTIN


(...) "La necesidad del otro es estética: la necesidad de una participación que ve, que recuerda, que acumula y que une al otro, es continua. Estética, desde luego, si entendemos por el término lo inagotable, inconcluso, abierto y el carácter creativo de la comprensión; la extraposición supone comprensión, y valoración y no una pérdida del propio lugar.

Se podría decir que el objeto aquí -el otro- se introduce como forma de accesibilidad a lo real, y que adquiere una función simbólica y cumple el papel de frontera y de límite" (...)




Mikhail M. Bajtin (1895-1975)

Cultura popular/ Cultura masiva

Espacio abierto en La Hora Incierta.
La idea es tomar posiciones en este espacio...hacer una apuesta.
Están invitados


martes

Todos somos ¿Qué?


Parece que el agro vino para quedarse. Desde el bien llamado “manijazo de los medios” de los que habla Mendieta hasta las comunidades de amigos virtuales, todos hablamos de eso. Importa no sólo porque está instalado, importa porque de nuevo la sombra de la incertidumbre nos abruma y surgen opinólogos por doquier. Es cierto, Mc Combes se hizo carne en la cotidianeidad argentina y el miedo a repetir el “que se vayan todos” nos corroe. Es curioso como se gestan estos fenómenos que hacen circular la sociedad: del “todos somos” al “que se vayan todos”, de una presidente que convoca al diálogo hasta el hartazgo pero que nos habla a “Ustedes los argentinos”...¿No somos en verdad, todos argentinos? ¿No es acaso el único colectivo que nos cabe en este enredo? Parece que el mango del sartén hierve y nadie se anima a quemarse al punto que el ciudadano común deambula entre el cacerolazo de la Plaza España en apoyo a la Patria Sojera al acto de apoyo al gobierno sin olvidarse de estacionar un ratito en la largada del rally.
Y surgen datos y más datos. Datos certeros que se publican, que se difunden de boca en boca. Datos innegables de que la realidad de las retenciones tienen un fundamento de política pública que excede el porcentaje de los economistas (lo que publica http://www.rambletamble.blogspot.com/ sobre la conformación del PBI que lo sabemos todos!)También están las tomas de posición, aunque tarde, de agentes que entran en el campo...legitimaciones por todos lados que no alcanzan a fomentar un diálogo y esa necesidad de diferenciarse. ¿Qué estamos haciendo con la democracia? Digo, ¿No es que Todos somos los pilares de la democracia?


Con el agro en el diván

Los hilos conductores son inagotables como cuando uno se acuesta en el diván del psicoanalista.
No quería caer en la lógica funcionalista de Columbia que ya sabemos tiene una explicación conformista como sus propios productos para todo este fenómeno. Este conflicto me está adentrando más de lo que imaginaba desde el costado intelectual (que no pretende ser inteligente), lo que me lleva a cuestionarme paradigmas y conceptos inculcados en el estudio de los mass media.
Las cuantificaciones de opinión pública al respecto no me captan ni un poquito y eso duele…Duele el tomar distancia para verificar la nebulosa de la conciencia de clase, esa clase en sí y no de papel del estructuralismo constructivista.
Por ello sólo posteo esta frase de Pierre Bourdieu que pronuncia en su cruzada contra los medios masivos en una entrevista ejemplificando con el accidente de Lady Diana. (Y claro que está bien lejos el caso de la princesa de nuestros piquetes chacareros!)
(…) “Los medios de comunicación son, en conjunto, un factor de despolitización que actúa principalmente sobre las fracciones de clase más despolitizadas del público”(…)
Creo que pasa por ahí…mañana con el feriado actualizo in profundis

sábado

La CTA y el conflicto del agro

La Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) se manifiesta a favor de las retenciones como mecanismo redistributivo que captura una parte de las extraordinarias ganancias de los sectores concentrados del capital agropecuario, representados por la Sociedad Rural y CRA.
Además, sostiene que si bien es cierto que su no existencia implicaría valores más altos para la canasta alimentaria, haciéndola absolutamente inaccesible para la familia de los trabajadores, su sola presencia, sin la reconstrucción de organismos de regulación e intervención estatal, (como por ejemplo Junta de Granos, Junta de Carnes, etc.), limita sus efectos en materia redistributiva e impide frenar la suba de los alimentos.
La Central de Trabajadores de la Argentina expresó su reclamo al Gobierno para que definiera políticas que protejan a los pequeños productores, a las familias agricultoras y a los trabajadores rurales. Este reclamo sigue siendo una asignatura pendiente más allá de la justicia de la aplicación de las retenciones. No se puede aplicar políticas uniformes para los que son desiguales.
La CTA viene reclamando desde la propuesta de la Paritaria Social una amplia convocatoria a los sectores populares para discutir y definir políticas de distribución de la riqueza y un nuevo modelo productivo para la ciudad y el campo que le ponga freno a la concentración económica y a la depredación de los recursos naturales.
Es imprescindible que desde el Gobierno se promueva una instancia de diálogo con las entidades representativas de los pequeños y medianos productores, (Federación Agraria Argentina- FAA, Movimiento Campesino de Santiago del Estero- MoCaSE, cooperativas de productores, y otras) para concertar políticas que puedan resolver sus problemáticas específicas, cerrándole el paso de este modo a quienes pretendan utilizar este conflicto en función de intereses sectoriales antipopulares. La CTA rechaza terminantemente cualquier intento de desestabilización institucional.
Pedro Wasiejko
Secretario General Adjunto
Pablo Micheli
Secretario General Adjunto
Hugo Yasky
Secretario General

jueves

Comunicado del Movimiento Campesino de Córdoba



COMUNICADO DEL MOVIMIENTO CAMPESINO DE CÓRDOBA

A propósito del paro agropecuario
La negación del campo profundo y la ciudad marginada
Los piquetes del desconcierto hablan de campesinos de 4x4, pequeños productores de 300 hectareas de soja y de un campo que no es campo.Los cortes de ruta diseminados por toda la geografía provincial de la última semana, donde grandes máquinas y algunos hombres intentan poner a consideración pública una supuesta situación de injusticia ante las medidas tomadas desde el gobierno nacional, dan cuenta de la hipocresía profesada a la hora de hablar del campo, de nuestro campo.Las organizaciones ruralistas (FAA, CRA, CARTEZ, SRA) de Córdoba se paran desde una posición de representació n del sector rural hasta con la intención de llegar a un juego maniqueo en la dualidad campo-ciudad. Ellos hablan de un campo de trabajo, de esfuerzo, de productividad, de alimento, que vendría a sustentar el consumismo urbano centrado en el usufructo de los servicios y del confort. Ahora bien, en ese análisis, que es precismamente el que ha generado la discusión en los medios de comunicación, se está negando la verdadera y profunda realidad de la situación actual: la del campo profundo y, si se quiere, de la ciudad marginada.Mientras estas organizaciones reclaman no más que el dinero que les pemitiría continuar con la renovación de los modelos de sus camionetas año tras año y seguir sumando propiedades inmobiliarias en la Ciudad , el campo profundo y la ciudad marginada se debaten su supervivencia.

El campo profundo
Las organizaciones campesinas del la provincia de Córdoba nucleadas en el Movimiento Campesino, venimos reclamando desde hace ya más de ocho años medidas políticas profundas que impidan de una vez y para siempre la extinción del campo. Y aquí hablar de campo es hablar de vida rural, no de negociados rurales.Empezando por la problemática de la tenencia de la tierra, que precisamente no se solcuiona con medidas económicas de retenciones o de recurso para la compra o la venta, sino con el reconocimiento ancestral de la tenencia de la tierra en manos de quien la trabaja. Cuando hablamos de un campesino que comienza su jornada antes que el sol para mantener su producción de alimentos que después de injustas intermediaciones termina en el plato del habitante confortable de la ciudad o del sojero, que precismente no consume milanesas de soja, o incluso del marginado de la ciudad, hablamos de otra economía, de otra vida que hasta el día de hoy, solo se a digando a luchar para sobrevivir.Nuestra historia como Movimiento ya vivio piquetes, ya vivio reclamos variados, ya vivio movilizaciones y las seguirá viviendo porque las ijusticias a las que estamos sometidos no se solucionan con un paro ni con miles. La posibilidad de que cada familia parada sobre esta tierra pueda acceder a situaciones de igualdad, en armonía con otras familias y con el ambiente del cual somos un elemento más, nos habla de un largo camino a recorrer, que en su debido momento puede optar por los mismos métodos de quienes hoy reclaman engordar aún más sus bolsillos.
El campo profundo, nuestro campo profundo, no el de los que hoy estan bajo un toldo mientras sus grandes maquinarias atraviesan el asfalto, ha demostrado que a pesar de las nefastas condiciones estructurales de producción y comercializació n, tiene capacidad para abastecer a la provincia de los cabritos de fin de año, de los terneros que se engordan en los feed lots propiedad de los piqueteros oligarcas, de la miel orgánica que corrió la soja de la pampa y tantas otras cosas más. También a demostrado que a pesar de poder movilizarse cada tanto, no abandonará la lucha hasta lograr repoblar el campo en pos de una sociedad más justa, repoblar ese campo que los sojeros convirtieron en desierto con el amparo del sistema económico que rige en nuestro país desde hace tanto tiempo.El campo profundo reclama tierra. Reclama que esa tierra que es nuestra, sea reconocida por quienes tienen el poder, precisamente como nuestra, como el La Rinconada , La Envidia , Cañada Larga y El Medanito, por citar algunos casos.El campo profundo reclama que no se destruya más nuestro medio ambiente. Reclama ese medio ambiente donde desarrollamos nuestra vida y que permitirá que nuestros hijos, los hijos de la ciudad y los hijos de los sojeros puedan seguir viviendo.El campo profundo reclama agua. Reclama esa agua que es nuestra y no tenemos, para poder producir, para que esa agua no se transforme en el petróleo del futuro en manos de Roggio y Suez.La ciudad marginada¿Qué se dice de la ciudad marginada por estos días? ¿Por qué no se dice que los piqueteros fashion son responsables de haber depositado miles de campesinos en los bolsones de la pobreza urbana? ¿Por qué no se dice que el sistema judicial actual actúa en sintonía?Sin duda, no hay políticas para frenar el éxodo hacia las ciudades. Y eso no depende de las retenciones. Que el campo se muera no depende del aumento o la disminución de las retenciones. Depende de un modelo de provincia y de país. La FAA no dice por estos días que sus afiliados, con la complicidad del sistema político y jurídico de la provincia, desaloja campesinos en los departamentos del norte, como en el caso de Doña Ramona Bustamante. Campesinos que indefectiblemante terminarán sobreviviendo en la ciudad marginada, a base de bolsones y planes sociales que se pagan con las retenciones.La ciudad marginada también esta compuesta por miles de trabajadores rurales que, sojización mediante, quedaron desempleados. ¿De qué economía regional habla la Sociedad Rural de Jesús María? Allí en esa ciudad, imperio ideológico de la expansión de la frontera agropecuaria en el norte del país, desaparecieron los pequeños productores y no precisamente por obra de las retenciones, sino por obra de sus propio plan corporativo de concentración de la tierra. No olvidemos que esa Sociedad aplaudía con furia el plan económico de Videla y Martinez de Hoz. En esa misma ciudad hoy, muchas familias están en pie de guerra por ver a sus hijos intoxicarse todas las semanas con los agrotóxicos que los sojeros lanzan sobre sus vecinos, y hasta sobre sí mismos, en un claro ejemplo de barbarie.
En resumidas cuentas, si la ciudad marginada tuviera que reclamar por la utilización del dinero que hoy hay en el país las rutas se cortarían los 365 días del año y en vez de cosechadoras, en el asfalto habría bicicletas como en el 2001.

El principio de la negación
En definitiva las sociedades ruralistas pretenden llevar este juego de reclamos y discursos a un duelo entre el gobieron y ellos, intentando poner al "común de la gente" de su lado y con esa intención niegan la existencia del verdero reclamo que debe emerger desde la sociedad.En ese juego la FAA se atribuye la representació n de los pequeños productores. Entonces, si un productor de 300 hectareas de soja es pequeño, ¿qué tipo de productor es aquel que tiene 30 cabras o un sembradío colectivo de ajos y cebolla? Es más, ese mismo eje de análisis nos lleva cometer errores conceptuales que también son el sustento discursivo de este paro. Los pequeños productores de la FAA no producen alimentos en beneficio del pueblo, producen forrajes para la especulación en el mercado externo. Nuestro campo negado en este paro no piensa en el comercio exterior, por eso está lejos de discutir retenciones. Si la patriada ruralista fuera tal no tendría problemas con las retenciones porque produciría para nuestro mercado interno; mercado interno que hoy se caracteriza por las góndolas vacías y los tomates a 10 pesos el kilo.De igual manera, como se entiende que la FAA que se atribuye la representació n del pequeño productor y se sitúa en el rol de la víctima más víctima de este cruel gobierno, genera alianzas largamente sostenidas en el tiempo con la oligarquía terratiente de la Sociedad Rural. A ver, despacio ... alguién que se insinúa rebelde y contestario, que hasta nos habla de reforma agraria, se sienta hoy a planificar piquetes con la oligarquia golpista ...Al margen de este y de todos los paros y acciones que realice la alianza sojera, que por una lado despotrica contra el gobierno y por el otro le pide planes, programas y cargos, es necesario que se replantee una discusión más profunda sobre el campo y las ciudades. Y justamente, que en esa discusión lo negado y lo marginado, también sean de la partida.

Norte y Noroeste de Córdoba, 20 de marzo de 2008Movimiento Campesino de Córdoba

miércoles

Todos somos parte del crimen

Hace tiempo escuché o leí esa frase en algún lado y la hice propia. Es un híbrido entre esa masificación típica de los apelativos hollywoodenses y un pesimismo crítico, si es que esos híbridos pueden existir. Por ello me inspiró para decir que "no todos somos el campo" como quieren hacernos creer los mails de cadenas enviados por ciudadanos que creen que responsabilidad democrática es apretar "send". También están estos que salen a la calle con el jarrito de teflón para protestar contra medidas que ni siquiera entienden. Esa era la cosa...un verdadero oxímoron.
Hoy recibí un power point que sobre una bandera argentina parodiaba el popular poema de Bertold Bretch bajo el título "Todos somos el campo". Me causó tanto estupor como ver a la burguesía batir sus cacerolitas en Plaza de Mayo. ¿Será nada más que eso? ¿Hacer ruido? ¿Perder el rostro entre la gente para sublimar la decepción?
Como bien dice Mendieta el renegau "¿Solidaridad de clase?¿Manijazo de los medios?¿Hartazgo con el neo-populismo? ¿Un poco de cada cosa?¿Se repite la historia de los 50, con un brutal escisión entre clases medias y sectores populares? "

¿Alguna otra opción?


PS: Me quedo con la trova cubana





Han pasado unos cuantos días desde que recibiera sus FW sobre el 8 de Marzo. Me he tomado un tiempo para encontrar las palabras justas que representen lo que significa para mí ese día...creo que este artículo es una herramienta válida.
Mi pequeño prólogo, es una cita de Martin Luther King, aquel incansable luchador decía :"Nuestras vidas empiezan a terminar el día que silenciamos las cosas que importan". El género importa, pesa, se hace notar en este entramado cultural que nos toca vivir y que construimos continuamente. El género, no son flores ni bellas, ni arrugas ni embarazos (al menos para mí). El género es una condición objetiva que debemos simbolizar en todo su potencial.
Leila

PS: pasen por http://www.sergiocarreras.blogspot.com/ que hay más







Ni flores ni bombones, reivindicación y lucha

Este día recuerda la lucha de las trabajadoras de la Cotton en Nueva York (1857) que reclamaban jornadas de trabajo de 10 horas y descanso dominical. La importancia del capital sobre la vida de las personas, mostró su cara más aterradora: La patronal decide incendiar del establecimiento para finalizar con la huelga y asesina a 129 trabajadoras. Un recorrido por las luchas sociales en Argentina y Latinoamérica muestran el rostro de miles de mujeres que resignifican con su accionar y resistencia este día. Las campesinas luchando incansablemente contra los agronegocios y sus consecuencias. Las maestras en su cotidiana lucha por la educación publica. Las amas de casa: trabajadoras invisibilizadas de jornada completa. Las obreras. Las luchadoras sociales. Las mujeres en situación de prostitución. Las que no se callan, las hijas de la resistencia. Oponiéndose y luchando contra las cadenas de los mandatos culturales y la opresión del patriarcado. Este es un día de lucha y reivindicación.La pobreza en los últimos años se ha feminizado, ya que el 80 por ciento de los 1.500 millones de pobres son mujeres. Pero no es este el único flagelo que golpea a las mujeres: la violencia domestica, estatal y social le cuesta la vida a millones. El aborto clandestino expone a miles de mujeres cotidianamente, llevándose la vida de dos por día en nuestro país. También en nuestro país siguen muriendo mujeres por cáncer de cuello de útero, evitable con controles períodicos de bajo costo (colposcopía y papanicolau). El 40 por ciento de las personas infectadas con hiv/sida, en el mundo, son mujeres y la tendencia nos habla que su cara será cada vez más joven, más pobre y mujer. En África la proporción de mujeres infectadas alcanza al 60 por ciento. En los países en conflicto bélico el cuerpo de la mujer se ha convertido en el campo de batalla predilecto.Sin embargo, las mujeres muestran día a día que no están dispuestas a ser vencidas aunque el poder se empeñe en todo lo contrario. Los primeros días de mayo de 2006, en San Salvador Atenco, México, ocho mujeres que vendían flores se negaron a ser desalojadas por la policía. Este hecho origino el levantamiento del pueblo que exigía que sus derechos sean respetados. La represión fue feroz y la principal tortura aplicada por las fuerzas armadas y de seguridad contra las detenidas fueron las violaciones y otros abusos y humillaciones sexuales. También en México están las heroicas mujeres de Oaxaca, que en el fragor del levantamiento popular tomaron en sus manos los medios masivos para expresar lo que estaba sucediendo en esa ciudad. Muchas de ellas están desaparecidas y otras son presas políticas, que además de estar injustamente encarceladas tuvieron que soportar ser abusadas sexualmente por integrantes de la Policía Federal Preventiva.
Mientras tanto, en nuestro país, en este año electoral, el gobierno pregona la recuperación económica. Sin embargo, esto no se ve reflejado en la realidad de las mujeres. Cada vez son más las desocupadas o sub-ocupadas. Según los datos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) las mujeres reciben un 74por ciento del salario que recibe un hombre. Esto quiere decir que cada 100 pesos que recibe un hombre, la mujer recibe 74. Al mismo tiempo, en Argentina un tercio de los hogares están sostenidos por mujeres, es decir que 3 millones de hogares deben recibir el 74 por ciento de la remuneración que recibe los 6 millones restantes únicamente porque la que trabaja es mujer.
Por otra parte, y también según la OIT las mujeres están sobre representadas en la economía informal. Esto quiere decir que las mujeres son más numerosas que los hombres en los trabajos en negro, entre los cuales, el servicio doméstico, el trabajo familiar no remunerado o trabajo a domicilio es el que le esta reservado a las trabajadoras. El ejemplo más claro es el de las Maquilas, que son empresas, principalmente de ensamble ubicadas en los países de América Latina, en donde miles de mujeres trabajan por un sueldo miserable. Se contrata especialmente mujeres porque se cree que son más dóciles y que obedecen mejor. Es práctica común en esos lugares, despedir a las mujeres cuando quedan embarazadas. Y sin embargo, incluso en las Maquilas, verdaderos centros del trabajo esclavo, las mujeres se organizan para luchar por sus derechos más básicos como el de poder quedar embarazada sin saber que eso supone quedarse sin ese trabajo que a duras penas permite comer.
El 8 de Marzo es un día de lucha. Es el día de la mujer trabajadora. Es sobre todo el día de reivindicación de las mujeres luchadoras. No es el día para que la mujer se agasajada como "el bello sexo", sino que es el día en que se recuerda, se narra su historia, se siembra y multiplica la semilla de todas aquellas que cayeron por un mundo mejor. Es el día de las que cotidianamente salen a la lucha sabiendo que el enemigo es fuerte, porque no es solamente el patrón; no es solo la iglesia; no es solamente el capitalismo sino es el patriarcado que puede aceptar que la mujer trabaje pero no que se emancipe, se libere definitivamente.




Caín y Abel

Hace un tiempo leí esta nota en el diario. Más allá que fue publicada por el aniversario de la Shoá, su contenido hace que sea aplicable a manera de metáfora a nuestras elecciones cotidianas. Sí, fue una atrocidad que no conoció el límite de humanidad, es un recuerdo nefasto que nos toca asumir como personas y eso es lo importante: que no perece, está allí para recordarnos de lo que fuimos capaces.Va como regalo, de un agnóstico y teórico de la sociedad...

Leila



PS: remarcados del divulgador, que vengo a ser yo





Caín y Abel
Por Israel Lotersztain *

Hace 75 años, ante la aprobación de buena parte de la sociedad alemana y la absoluta pasividad del resto del planeta, Hitler llegaba al poder. Esto le costó al mundo una guerra en la que, directa o indirectamente, murieron más de setenta millones de personas, entre ellos un tercio del pueblo judío.Me parece atinado, como un simple y sencillo homenaje a todos esos muertos, promover la reflexión sobre lo que significa el matar a otros seres humanos.Y para ello un agnóstico militante como yo encuentra especialmente adecuado transcribir un fragmento del curso que, sobre el Antiguo Testamento y durante el año 2006, dictó en la Universidad de Yale Christine Hayes. La doctora Hayes estructuró dicho curso en torno del proceso por el cual la Biblia adaptó muy conocidas leyendas del Cercano Oriente (sobre la Creación, el Jardín del Edén y la Caída, Caín y Abel, el Diluvio), pero las impregnó de un sentido moral absolutamente nuevo y especial, de vigencia universal y eterna. Hayes dice:“La historia de Caín y Abel, de Génesis 4.1 a 4.16, es la historia del primer homicidio. Y es un homicidio que ocurre pese a las advertencias de Dios a Caín de que es posible dominar los instintos de violencia a través de un ejercicio de voluntad. En Génesis 4.7 la Biblia le señala: El pecado (de violencia) acecha a tu puerta / te trata de atraer / pero tú puedes ser su dueño. Pero más importante es lo que sigue: muchos estudiosos han señalado la insólita cantidad de veces que a lo largo del relato del episodio se repite la palabra hermano, una y otra vez, llegando a un clímax cuando Dios interroga a Caín: ‘¿Donde está tu hermano Abel?’ Y este responde: ‘No lo sé. ¿Acaso soy el guardián de mi hermano?’”Y es allí que Christine Hayes señala con gran acierto que pese a la ironía que pretende imponer Caín la respuesta a su pregunta es absolutamente afirmativa, y en realidad va mucho más allá: todos somos guardianes de nuestros hermanos, los demás seres humanos. Y por eso la gran mayoría de los estudiosos de la Biblia concuerda en señalar el mensaje implícito en este relato bíblico: cada vez que se mata a un ser humano se comete un fratricidio.Pero existe otro aspecto muy significativo del relato bíblico de Caín y Abel que invariablemente ha llamado la atención a los estudiosos: Caín es castigado, pero su culpabilidad tiene características muy particulares. Se supone que si alguien es culpable debe demostrarse que ha violado alguna ley, alguna norma. Y Caín muy bien podría aducir que hasta ese momento Dios no había dictado ley alguna, lo haría tan solo luego del Diluvio. Por ello, y dado el castigo que se le impone a Caín (y posteriormente a los habitantes de la Tierra con excepción de Noé y su familia) cabe deducir que la Biblia presupone la existencia de una ley básica, previa a cualquier otra, primordial, una “ley moral universal” que rige al Universo desde la misma Creación, y esta ley es la que define que la vida humana es sagrada. Y es la violación de esta ley básica, primordial, la que hace culpable a Caín.Y Christine Hayes agrega: “Que manera más brillante de establecer el hecho de que la violencia y la inhumanidad son tan terribles que explicar, como hace el texto bíblico, que las mismas pueden llegar a provocar cataclismos cósmicos como el propio Diluvio Universal. Y en los Salmos la Biblia va incluso más allá cuando agrega que idénticos cataclismos cósmicos pueden ser provocados por otra forma más sutil de violencia tal como la injusticia social, la explotación de los pobres y los desvalidos. (Salmos 82.5)”Más de un historiador del nazismo afirma que la atroz, la desmesurada y criminalmente loca violencia hitleriana tuvo como propósito final eliminar estas ideas de la faz de la Tierra. Pero no pudo, ni se podrá jamás.

* Historiador.