miércoles

FATUM


Otra vez de madrugada. Ya no hay té de canela ni flores robadas. No han quedado nada más que las deudas. Sabrás que siempre me obsesionaron los finales…el lenguaje de los poetas, la epifanía. Lo inalcanzable. Sí, lo reiteré hasta el hartazgo. Era lo bello, sublime y tenebroso a la vez porque las palabras me habían convencido que no existía.
Otra vez de madrugada. Los finales no son lo que pensaba, tampoco las fantasías y mucho menos los recuerdos. A esta hora, todo se tiñe de misterio y nada puedo asir con lucidez. Perdón, nada puedo asir y carezco de lucidez pero puedo culpar a la luna y a las lágrimas.
Esa madrugada lejana que me desperté abandonada era la correcta. O esa otra en que cegada de incomprensión  arrojé todo lo que encontré en la valija. O aquella en que vestí mis mejores ropas para visitar aquella mujer. O esa otra solitaria en el andén.
No, ninguna de esas. La madrugada es esta. Lo sé porque no se detiene ni se detuvo nunca con la luz del día desde aquel instante que temblé entre las sábanas porque mis deidades me habían abandonado. Y sigo temblando. Las palabras no alcanzan desde aquel momento, no comprendieron las preguntas y no pudieron dar respuesta alguna. Desespera.
-          ¿Y ahora?
-          Madrugada. Llanto. Como el que me invade frente a mi alumno de latín cuando repaso las líneas de La Guerra de las Gallias y lo justifico fingiendo emoción ante la imagen de Julio César.
-          Distinguido.
-          No,  hipócrita.
-          E indómito.
-          ¿Hay algo que haya podido dominar?
-          ¿El silencio?
-          Aún no. Es el final incierto. Anhelo.
-          ¿Callar?
-          Se me han ido las palabras.
-          ¿Callar para siempre? ¿Era eso lo que buscabas? ¿Era esa la palabra?
-          Es.  La palabra. Esa deidad que fabriqué para exorcizarme cuando nada funcionaba. Una suerte de vacío que ocupa el vacío existente y se escapa del destino que ciertamente no existe pero no sabría cuándo… se perdió.  O sí pero otra vez, no podría ponerlo en palabras, ellas se han ido para siempre.
-          Es. O no pero no lo sé.
-          Las palabras han callado y se desvanecieron en mis manos. Lo ví. Fue lentamente. Traté en vano de retenerlas. Las tragué pero las vomité en seguida.
-          Sólo somos palabras.
-          Ya no.
-          ¿Qué somos entonces?
-           FATUM. 

5 comentarios:

Hal dijo...

No somos fatum, somos causalidad no trascendente.

Leila Luna (ex Cosas dichas) dijo...

No somos.

Hal dijo...

No reifique la nada. Estamos, somos.

Sirinivasa dijo...

volvió una noche

enhorabuena?

Leila Luna (ex Cosas dichas) dijo...

Claro que sí. Volví para decir adiós.