lunes

Atando trapitos

Voy a tirar mi visión de 700 km al medio (again) en este post y lo copypasteo acá porque el comment me quedó largo y además viene a ser continuación del post anterior (ese que está acá abajo):
Hoy lo veía a Montenegro así de pasada en un zapping donde explicaba que esto (lo de los limpiavidrios y los trapitos) era parte de un "plan que se viene gestionando desde que Macri asumió porque es la manera de hacer la ciudad que ellos proponen y la gente votó".
No sé si la cita es textual pero sí puedo decir con certeza metodológica que las palabras: plan, gestión y gente, fueron los significantes elegidos en el discurso.
Hace un tiempo (en la época que tenía compu propia) hablé de un concepto (propio, obvio) que definía la reacción de los sectores progresistas porteños y por extensión nacionales ante la gestión que tienen los que están Haciendo Buenos Aires. El concepto era "la fetichización del mal". Y se lee así: las políticas de "gestión" que implementa el gobierno porteño son parte de una concepción de política y de ciudad definida y asumida explícitamente por sus funcionarios. El código de convivencia, las acciones contra los trapitos y limpiavidrios, las Taser, la UCEP, las unidades penitenciarias en los parques, la designación de Posse, la censura en los materiales de educación para el Bicentenario que hace Bullrich, la criminalización de la protesta, la figura de Fino Palacios, la Policía metropolitana misma! son eslabones (en términos de Bakhtine aggiornado con Gramsci y Castoriadis) que definen esa forma de hacer política y de hacer una ciudad.
No hay sorpresas en esto: son perfectamente coherentes con su visión y la llevan a cabo.
Ahora, los sectores progresistas que se horrorizan ante estos eslabones no hacen más que tomar fetiches de la política de la CABA encarnada en el PRO. Así como la crítica que hacía Hannah Arendt cuando en los procesos de Nuremberg pudo visualizar la "banalización del mal" (que también es una estrategia común por estos lares en los sectores del progresismo blanco cuando analiza los juicios a los responsables de la dictadura y dice "pero si son unos viejitos"-criterio que la Cámara de Casación está tentada de aplicar)en este caso, no existe banalización pero sí una centralidad en criticar y cuestionar "objetos", incluso signos aislados que no pueden estructurar en una lógica que es claramente cuestionable. (algo así como que el pino les tapa el bosque en lenguaje de barrio y si Ud quiere con doble sentido).
Y uno puede ir más allá y preguntarse, "che ¿y esta visión a cuento de qué viene?" o quedarse despotricando porque Mauricio es un niño malcriado.
Quizás por mis lecturas recientes, arriesgaría la relación entre los Chicago Boy´s y los New York boy´s o lo que es lo mismo: un Estado se achica en su capacidad de regulación económica pero se fortalece en sus funciones coercitivas dando lugar al estado penal (el de Giuliani). Estadísticas, análisis de plataformas, líneas comparativas entre 1990 y 2010. Eso.

9 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Una vez en una asamblea de Carta Abierta en la BN había un cro que leía una especie de documento en contra de la administración macrista y el planteo era algo así como "el mal absoluto nos gobierna", no dejaba mucho a la reflexión y a la política sino apuntaba a la emoción de un auditorio sensible.

Me quedó esa impresión, que se lo quería correr a Macri para el mismo lado donde suele apuntar pero en negativo.

Saludos.

Verboamérica dijo...

Cosas, Inge: El mal absoluto suena a sermón. Se parece a las señoras que llaman a las radios y dicen que los K son el mal absoluto. Es la "river-bocaquización" de la política: opositores absolutos, movidos por el fanatismo y las fobias más que la pasión o la reflexión.

Cosas dichas dijo...

Perdón pero debe haber un error de lectura o yo dejé un trapito suelto para que la interpretación no sea lo que está escrito.
En ningún momento hablé de "el mal absoluto". La continuidad de mis escritos dice que para mi, nada es absoluto. Nunca me llevé bien con los apocalípticos, ni siquiera con los frankfurtianos (tampoco con los funcionalistas).
Lo planteado más arriba tiene que ver con la "resistencia" de la oposición a la gestión PRO en la CABA ejercida por los sectores progresistas (este término debe leerse en sentido amplísimo): Hay una tendencia a cuestionar signos de la gestión y no su ideología o sustrato.
Los discursos de cualquier funcionario PRO, son censecuentes con una forma de pensar la ciudad y la política. Y eso es lo que parece que muchos no ven.

Saludos!!

Juan Pablo C dijo...

Osea, vos decís que no vale la pena horrorizarse por las medidas que toma o los funcionarios que nombra, porque responden a la ideología macri?
Yo creo que verlo así es injusto; Macri en el fondo tiene un niño inocente y bueno que se emociona cuando ve un linyera vendiendo globos en una peatonal...
Lástima que lo tiene en el fondo. En la piecita del fondo. Y no le da de comer, y probablemente esté desnudo conviviendo con ratas...
Ya lo dijo un gran pensador: "Mauricio, es Macri". Muchos se rieron de la expresión, pero a la mayoría les dolió porque es 100% real...

Néstor Sbariggi dijo...

Cosas Dichas: No digo que vos en tu post digas eso, solo conté una experiencia que tuve con progres de la CABA y como ese cro calificaba a la gestión Macri.


Beso

leandrog dijo...

Es interesante lo que está pasando en la Caba, porque es el primer capítulo de la política de seguridad de Córdoba. La política de seguridad de Macri está sustentada en el modelo del Manhatan Institute. Que no es otro que el proyecto que le llevó Blumberg (en sus 15 minutos de gloria) a De la Sota y que Schiaretti no modificó.
En Córdoba también comenzaron con los limpiavidrios, a los que el Manhattan concidera "potenciales terroristas urbanos" sic. Siguieron con la inclusión de la ambigua figura de "merodeo" en el código de faltas , dándole a la policía la potestad de constituírse en juez de faltas, con estas herramientas en las manos de la polícia, se creó el CAP (Comando de Acción Preventiva). Un eufemismo ontológicamente contradictorio que suponía a 4 canas en una camioneta parando a todo negrito sospechoso. Al mismo tiempo se crearon barrios-ciudades en la periferia de la ciudad para darle un techo digno a todos los villeros cuyos asentamientos ocupaban tierras de gran valor que fueron cedidas a precio vil a los llamados “Desarrolladores Urbanos”, de este modo, Cordoba guetificó a la población pobre (formando un anillo en su periferia) y comenzó a controlar la libre circulación de este sector hacia el interior de la ciudad. La figura de “Merodeo” contempla 3 días de carcel en la prisión de Encausados, denunciada porque sus condiciones violan los derechos Humanos. Todos los días cientos de pibes ingresan en ella.
Hoy, los adolecentes de barrios populares no pueden ir al Centro de la ciudad sin un acompañante mayor (salvo que no les moleste ser revisados una vez por cuadra y ni hablar de olvidarte el documento)
La creación de la Policia Metropolitana de Macri va a ocuparse exclusivamente de estas tareas. El combate contra la delincuencia seguirá siendo una tarea de la Federal.
Parece que se va a poner bueno Buenos Aires.
http://www.manhattan-institute.org/

Cosas dichas dijo...

Inge:
es interesante la anécdota que cuenta sobre carta Abierta pero me parece que la visión de los que se juntan en la Biblioteca Nacional no es exactamente igual a la del progresismo, por eso hice la aclaración de tomar el término "sectores progresistas" como un concepto amplio.
Volviendo a leer la anécdota me surgen algunos ruidos respecto de qué ocurre con la recepción de los discursos de CA. Recordando que mucha gente me dice siempre: "a Horacio González lo lees 4 veces y no sabés qué carajo estás leyendo".
Igual, no me voy a convertir en un exégeta de CA pero da para pensarlo.

Juan Pablo C:
Mauricio es Macri. Gracias, me dió el título y el remate de un post que sale en breve nomás.

Leandrog:
Ud se dió cuenta de lo que yo hablaba. Allí están los New York boys continuando la tarea que empezaron los amiguitos de Chicago.
Al igual que Juan Pablo C, este comment me hizo dar ganas de escribir sobre algunas sensaciones (de momento no tamizadas por la metodología) que tengo sobre la ciudad: ¿No ha notado que ya no hay personas en situación de calle como antes en el centro de La Docta?
No sé si el próximo post será para Ud pero alguno de los que salen en la edición de otoño será.

En mi buzz (detesto esa cosa google!!!), Fede M comentó el post de la siguiente manera:

(...)" Fede M – Brillante jugada de Mauri. Nos hizo el amague con los trapitos, y teminó cerrando endeudamiento por 12% de interés.Ahora, si se baja de lo de los trapitos, es un Estadista comprometido con lo social. Y del crédito? Qué crédito? 30/03/2010" (...)

Fede, lo que me preocupa es que Mauricio va a correr trapitos ante las cámaras de TV o en modo Off pero que los va a correr, los va a correr.
Eso que cuentan los dos coterráneos (Leandrog y Juan Pablo C), vió?


Salut!

PS: encontré una justificación a la chantada que hice de copypastear mi comment en el blog de Tomás: los aportes de Uds mi queridos bloggers ibam a estar buenos (y hasta polémicos), no se los voy a regalar al gran blogger del momento :P

Verboamérica dijo...

Cosas, estaba claro.....

fede M dijo...

Es imposible qe lo de los trapitos pase por la legislatura de la CABA por la relación de fuerzas que ahí están. nadie va a votar semejante bestialidad (quisiera creer). Lo que permitió esto, es que en términos comunicacionales, en la única esfera que se desarrolla la gestión Macri, había que tirar un huesito para que se entretenga la progresía sin demasiados costos (ya lo retiró a Posse y al Fino, lo de los trapitos sería un retiro de una mancha más del tigre). Lo importante, es lo que no se habla: precisamente de la colocación onerosa de bonos al 12,5% cuando en un mes, probablemente, la tasa puede descender a mucho menos, e incluye el pago de suculentas comisiones a desconocidos (bah, conocidos de él)