martes

Efectos impensados de la Soja




(...)"Vastas masas (especialmente de campesinos y de pequeño burgueses intelectuales) pasaron de golpe de la pasividad a una cierta actividad y plantearon ciertas reivindicaciones que en su caótico conjunto constituyen una revolución." (...)

Antonio Gramsci



Hace un par de semanas se originó un curioso tête à tête en el post Soja again. Desde allí, se expusieron una serie de argumentos y casos paradigmáticos a los que Mariano T siempre encontraba respuesta para descalificarlos.


En principio, el post no pretendía establecer un debate a favor o en contra del glifosato y mucho menos sobre las bondades o penurias que produce el yuyo en cuestión al que se conoce científicamente como glycine max (por qué no un nombre en latín?). El verdadero meollo que fue solapado por las intervenciones sobre el yuyo estaba dirigido a poner en relieve las estrategias de RSE (Responsabilidad Social Empresaria) de Los Grobo y el discurso cuasi cínico de su presidente, además de hacer públicas las alianzas que se tejen en esto del nuevo curro por el cual los empresarios alzan las banderas de la sustentabilidad (de su bolsillo primero) y la ciudadanía empresaria. De todos modos, cabe aclarar que entre los comentarios se encuentran valiosos ejemplos muy cercanos sobre los daños indiscutidos que produce el glifosato y el corrimiento de fronteras (el caso de Ituzaingó por ejemplo).


Ocurre que pese a los numerosos argumentos expuestos a favor del modelo Monsanto a través de sus fieles seguidores y de los oligopolios mediáticos, el estudio sobre el glifosato realizado por Carrasco encontró un refugio interesante: más de 300 científicos, intelectuales y referentes de organizaciones sociales y de Derechos Humanos expresaron su apoyo a la labor de Carrasco denunciando además la "intromisión mercantilista" en la ciencia.





(...)"Con la retórica del “productivismo” que corre en estos tiempos –diferenciándose de la acumulación financiera de décadas anteriores- se busca sacar del debate aquello que en la comunidad internacional hace tiempo está siendo objeto de preocupaciones y acciones de redes científico-académicas: el conocimiento, especialmente el público, ¿está sitiado por el mercado?, ¿qué condiciones de ejercicio hay para la independencia científica y, sobre todo, para ejercer el derecho ético de dar voz de alarma ante los daños, sin sufrir represalias o sanciones más o menos veladas? La comunidad académico-científica tiene sus Voces de alerta, con argumentos de las llamadas “ciencias duras” – biología, geología, glaciología, química, etc., entre otras-, y también de las “ciencias blandas” –ciencias médicas, derecho, sociología, ecología social, economía política, arqueología, antropología, educación, etc.- entre varias destacables."(...)




Y del glifosato y el yuyo ya me olvidé: si los viera Antonio Gramsci...cuánto orgullo!

9 comentarios:

Juan Pablo C dijo...

Obvio que te olvidaste del yuyo y del veneno! O para qué te creés que embarran la cancha? Vos a un sojero decile "glifosato" y sabés qué te contesta?: "tren bala!"

Mariano T. dijo...

No macho, yo voy de frente y no le saco el culo a la jeringa.
El post es medio vago, y ya se adentra en las definicones de ciencia, etc.
La única referncia concreta es Ituzaingó, y ahí afirmar que el glifosato tiene algo que ver es cuanto menos, temerario.
Siempre para una cruzada hace falta un demonio, y han encintrado la tríada Monsanto-glifosato, y la soja como punto de intersección.
Pero es dificil manejar aire, al primer descuido se te pianta, y hasta ahora todos los argumentos de la cruzada los veo bien gaseosos.

Juan Pablo C dijo...

Mariano T, olvidemos un rato el post, del agua, del aire, y de cualquier prejuicio de cualquier naturaleza. Te hago una pregunta: ¿Vos podés afirmar que el glifosato no hace daños a la salud de las personas?

Mariano T. dijo...

Mirá, si hace daño a alguien, es a la gente expuesta profesionalmente como yo y los que conozco.
El concepto de daño es ambiguo. Según los estudios, si me tomo un vaso grande tengo altas posibilidades de morirme en 48 horas, así que no lo pienso hacer.
Los datos sobre pequeñas exposiciones en forma alternada no marcan nada preocupante, si se toman precauciones (que uno no siempre toma), hay ciertas luces amarillas en algunos estudios, pero nada concluyente.
Pero para la gente en general, no veo ninguna posibilidad de daño. Puede haber posibilidad de daño por otros productos, pero no por el glifosato.
Quién controla los residuos de las verduras que consumimos? Se puede estar seguro que los bolitas quinteros (no es peyorativo, es descriptivo)tienen siempre en cuenta los períodos de carencia (intervalo entre aplicación y cosecha) de los insecticidas que aplican? Algunos de los productos que usan son 400(cuatrocientas) veces más tóxicos que glifosato, y en el marbete dice que tiene que haber 30 días de intervalo. Se respeta?
El tema seguridad de las fumigaciones es un tema de salud pública a considerar, pero si se reduce a una campaña contra el glifosato puede tener mas gancho, pero se saca el eje de los temas sanitarios importantes y puede hasta ser una cortina de humo, con un resultado final nulo, porque estan atacando justito a uno de los químicos menos tóxicos.

Cosas dichas dijo...

Interrumpo sólo para dejar una noticia: (lo llamativo es que fue relevada por un servicio de noticias por la infancia financiado por Fundación AVINA, la misma que "ayuda" a los Grobo en sus estrategias de RSE y lo lleva a juntarse con los de Ethos en Brasil)

Un informe realizado por el Colegio de Agrónomos de Santiago del Estero reveló que por año “son más de cien de los casos de bebés que nacen con enfermedades de distinto tipo o malformaciones” a causa de los agroquímicos y herbicidas que se utilizan para fumigar las plantaciones de soja.
En el estudio se hace alusión a la utilización de niños como “banderilleros” -tanto en Santiago como en otras provincias- que son “bañados” con los químicos, según explicó el titular del Colegio de Agrónomos, Juan Tula Peralta, y agregó que si los más chicos no muestran síntomas rápidamente es porque “es un proceso de acumulación que aparece luego de algunos años”.
Tula Peralta también afirmó que las personas afectadas por los agroquímicos en su provincia son alrededor de 300, contando peones y habitantes y que las principales afecciones que presentan son: cáncer en la piel, vías respiratorias o en el aparato digestivo.
En tanto, el Laboratorio de Embriología Molecular del Conicet, que pertenece al a Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), confirmó mediante otra investigación que el glifosato, utilizado como plaguicida, “es un producto altamente tóxico porque causa trastornos intestinales y cardíacos, alteraciones neuronales y malformaciones en personas y animales, además de provocar efectos contaminantes”.
Por esa razón, el pasado 26 de abril integrantes de la Asociación de Abogados Ambientalistas (Aedeaa) exigió a la Corte Suprema de Justicia que suspenda la comercialización de productos agrotóxicos “en todo el territorio nacional”.

Mariano T. dijo...

Lo de los banderilleros es una barbaridad. No se si esta prohibido pero debería estarlo.Hace 20 años, cuando no había GPS y había menos conciencia ambiental se podía entender, (yo mismo hacía de banderillero en el verano cuando iba a la secundaria). Ahora es inadmisible.
Pero hay un tema, el cultivo de soja en santiago se expandió en los últimos 10 años, la soja RR tiene 12 años, así que clamar que son los efectos de largo plazo de glifosato tiene poco sustento, además de que no hay estudios que avalen la identificación del agente causal.
Ahora bien, en la década del 80 yo viajaba a Santiago, y lo que me llamaba la atención era como alpicaban los insecticidas en algodón. No tenían "mosquitos" como ahora, tampoco pulverizadoras de arrastre, ni siquiera mochilas. Se fumigaba con aparatos de flit insecticidas jodidísmos (algunos de los cuales después fueron prohibidos). Había cuadrillas que les decían "los fliteros", cuando me lo dijeron la primera vez pensé que me estaban cargando.

bahia ruge dijo...

muchachos, una pregunta de un curioso que del tema no sabe nada.
Debe probarse que no provoca daño para poder usarlo? o debe probarse que provoca daño para prohibirlo?
Creo que esa es la cuestión, sino estamos fritos mas alla del gilfosfato...

sin dioses dijo...

Le sugiero a Mariano T que rocie a sus hijos con glifosato, ya que es tan inocuo.

Cosas dichas dijo...

Para los que no quieren ser rociados con glifosato!

Charla Debate

Salud pública y autonomía científica:
Investigación, agrotóxicos y salud



viernes 5 de Junio de 2009, 18 hs
Auditorio del Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA) UNC,
Juan Filloy s/n - Ciudad Universitaria (edificio nuevo de la SECyT)




Dr. Andrés Carrasco


ex- presidente del CONICET


actual director del Laboratorio de Embriología Molecular de la Facultad de Medicina de la UBA.




El Dr. Andrés Carrasco y su equipo de trabajo estudiaron el efecto del glifosato en el desarrollo embrionario de anfibios, demostrando que es tóxico y produce malformaciones neuronales, intestinales y cardíacas en embriones, aún en cantidades muy inferiores a las que se utilizan en la agricultura. Este herbicida, el más utilizado por la industria de la soja RR, se comercializa bajo el nombre de Roundup, de la compañía multinacional Monsanto.



Las organizaciones abajo firmantes expresamos a través de esta actividad nuestra solidaridad con el Dr. Andrés Carrasco y el apoyo a sus investigaciones, sumándonos al reclamo por una verdadera autonomía científica al servicio de la sociedad.
Organizan:
Grupo de Madres de Bº Ituzaingó
MOSIS - Movimiento por un Sistema Integral de Salud
Colectivo “Paren de Fumigar”
Asamblea “¡Córdoba Ciudad Despierta!”
“El Telar” - Trabajadores de Ingeniería
Adhieren:
Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA)
Programa Espacio Rural-Secretarí a de Extensión Universitaria de la UNC.

Investigadores en Formación Córdoba en JCP
Seminario del Cono Sur
C.T.A Córdoba